Tabaco: qué produce y qué contiene

¿Sabes qué contiene cada cigarrillo que te fumas? Alquitrán, cianuro, metano, amoniaco, arsénico, cadmio... y hasta 4.000 ingredientes más que no conoces

Tabaco: qué produce y qué contiene

El tabaco es originario de una zona andina situada entre Perú y Ecuador, y los primeros cultivos pudieron tener lugar entre el año 5000 y el 3000 a.C. Sus usos iban mucho más allá del de inhalar el humo que desprende al fumarlo. Se comía, se bebía, se aplicaba sobre el cuerpo, se hacían gotas para los ojos, se hacían cremas y se usaba como enema, se aspiraba por la nariz…

Otros de sus usos eran:

  • se soplaba sobre el rostro de los guerreros antes de partir a la lucha
  • se derramaba sobre el cuerpo de las mujeres antes de las relaciones sexuales
  • se esparcía en los campos antes de sembrar
  • se utilizaba como narcótico y se ofrecía a los dioses

Tabaco: qué produce y qué contiene - imagen 2 Pero aunque en Europa no se introdujo hasta mediados del siglo XVI, en muy poco tiempo se convirtió en uno de los productos más importantes del comercio. Su consumo fue en aumento desde entonces, hasta que se empezaron a conocer sus efectos nocivos para la salud.

Para algunos, por fortuna los menos, el consumo de tabaco no entraña ningún problema, y piensan que todo lo que se dice sobre ello es mentira. Pero la realidad está ahí y se puede comprobar con datos y cifras.

El 80 por ciento de los fumadores están en riesgo de morir por alguna enfermedad relacionada con esa adicción:

  • Enfermedades pulmonares: 8 de cada 10 casos de bronquitis crónica en mayores de 40 años, se deben al tabaco. La mortandad es de entre 20 y 30 individuos de cada 100.000.
  • Enfermedades cardiovasculares: son las más comunes entre los fumadores, así como los infartos cerebrales y los aneurismas.
  • Cáncer: Existen muchas evidencias que relacionan el consumo de tabaco con diferentes tipos de cáncer (de esófago, de laringe, gástrico, de estómago, de riñón, de las vías urinarias, de pulmón, de la cavidad oral, de páncreas, de la cavidad nasal, de cerviz, leucemia… y una larga lista).
  • Otras enfermedades: Influye en el sistema digestivo (aparición de úlceras). También daña el sistema de oxidación microsómico del hígado, causando interacciones en su acción cardioprotectora y antihipertensiva.

En caso de que la mujer fumadora esté embarazada el riesgo es también para el feto, causando en este: peso bajo al nacer, aumento de abortos, nacimientos prematuros y riesgos placentarios que pueden afectar a al desarrollo del futuro hijo.

Tabaco: qué produce y qué contiene - imagen 3 Aunque conocemos de las consecuencias del tabaquismo, lo que desconoce casi la mayoría de los fumadores es qué contiene el tabaco.

Entre alguno de sus ingredientes, los cigarrillos contienen (entre los más de 4.000 componentes): alquitrán (utilizado como combustible y en la fabricación de jabones, pinturas, plástico o asfalto), monóxido de carbono, dicloro difemil tricloroetano (utilizado como insecticida pero posteriormente fue prohibido ya que su composición se acumulaba en las cadenas tróficas y provocaba la muerte de los animales que consumían los vegetales sobre los que se utilizaba), arsénico (químico extremadamente tóxico), formaldehído (más conocido como formol, que se utiliza como desinfectante y para preservar cadáveres), amoníaco (utilizado para fabricar abonos, explosivos, plásticos y productos de limpieza entre otros), butano, metano, cianuro (impide que el oxígeno que transportan los glóbulos rojos pueda ser utilizado como aceptador de hidrógeno en el final de la cadena respiratoria intramitocondrial), cadmio (su toxicidad es similar a la del mercurio, y al fumar daña severamente los pulmones).

Y el componente por excelencia: la nicotina, que es altamente adictiva (mucho más que la heroína y la cocaína), que aumenta el riesgo de accidentes cardíacos y cerebrovasculares.

Con todos estos componentes, es extraño que resulte tan difícil dejar de fumar. Pero nada más lejos. Todos sus componentes van encaminados a producir una adicción en el organismo y al mismo tiempo crea un hábito cuando se consume a lo largo del tiempo, de modo que se asocia a una acción concreta (tomar un café, descansar después del trabajo, o charlar con los amigos).

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Cómo dejar de fumar
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado