Viajar con tu perro

Si has decidido que tu mascota te acompañe en un viaje, hay varias cosas que debes tener en cuenta. Te mostramos algunos consejos para viajar con mascotas

Viajar con tu perro

Si tu perro no ha viajado nunca en coche, es conveniente que algunos días antes del viaje, se vaya aclimatando. Súbelo y dale en paseo, para que vea como es y que no pasa nada, porque algunos perros tienen miedo a subir al coche. Además así también sabrás si se marea.

El día del viaje, sácalo a pasear justo antes de subir al coche y que sea un paseo largo, para que se canse y haga sus necesidades. No le des de comer antes de subir al coche ni demasiada agua. Si has comprobado que se marea, habla con el veterinario y que te recete unas pastillas contra el mareo.

Es importante que el perro vaya sujeto durante todo el trayecto, tanto si es su primer viaje como si no, porque aunque sea de naturaleza tranquila, puede asustarse por cualquier motivo y molestarte mientras conduce, pudiendo causar incluso un accidente.

Métodos de sujeción para las mascotas

  • Si tienes un maletero amplio, donde pueda viajar tu perro, puedes colocar una red. La mayoría de coche, ya van preparados para este tipo de utensilios, llevando incluso la red para poder colocarla. También existen unas barras de separadoras que se adaptan a las medidas de los coches (esto sólo es aconsejable para animales grandes, porque los pequeños pueden pasar por los huecos que quedan entre las barras
  • Existen barras a medida que cubre todo el espacio, y así se pueden utilizar con cualquier perro. Estás se pueden poner en los asientos traseros de los coche con 5 puertas
  • Si tu mascota es pequeña puedes utilizar un trasportín, que se puede colocar directamente sobre cualquier asiento y sujetarla con el cinturón de seguridad
  • Si tu coche es una ranchera, un todoterreno o una furgoneta, puedes utilizar jaulas. Éstas permiten que el perro pueda estar de pie o sentarse, siempre que se adecue al tamaño de la mascota
  • Otra opción son los arneses de seguridad, que se sujetan al cinturón de seguridad en los asientos de detrás. De este modo puede ir al lado de alguien y se sentirá más seguro

Si el viaje es en verano, debes tener en cuenta, además, otras cosas. Como el calor y el peligro que para ellos entraña, por lo que no es buena idea dejar al perro en el coche mientras paras a tomar un café o a comer, ni siquiera si éste está a la sombra. Su temperatura corporal oscila entre los 38 y los 40 grados centígrados. Si la temperatura es demasiado elevada y el ambiente seco, su temperatura puede aumentar y si alcanzara 3 grados más, sería perjudicial para su salud.

Mientras conduzcas, ponlo en el lado que no le dé el sol directo y dale agua en cada parada que realices.

Pero si tomando todas las precauciones posibles, tu perro sufre un golpe de calor, debes llevar a tu mascota a un lugar fresco y ofrecerle agua fresca, mojarle las orejas, la cabeza y luego el resto del cuerpo, para ayudarle a bajar su temperatura corporal. Una vez lo veas más tranquilo, llévalo al veterinario más cercano para que lo examine más a fondo y nos indique qué debemos hacer.

¿Cómo reconocer un golpe de calor?

Se le acelera la respiración y la boca y el hocico se les seca. Las mucosas se le enrojecen o se ponen grisáceas. Aumento su frecuencia cardiaca y apenas puede moverse, o si lo hace, sus movimientos son lentos y torpes.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Consejos para elegir tu perroLa vacuna contra la leishmaniosis: una esperanza para tu mascota
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado