Sacar a tus hijos de la generación Candy Crush

La tecnología es parte integral de nuestra vida, pero hemos de hacer el esfuerzo de enseñar a nuestros hijos que hay vida tras el Candy Crush

Sacar a tus hijos de la generación Candy Crush

¿Es el triunfo del Candy Crush un síntoma de la falta de comunicación de esta sociedad actual? Es importante que enseñemos a nuestros hijos alternativas a vivir pegados tras una pantalla. Tecnología sí, pero no como única alternativa que cree autómatas de futuro...

Ver a todo el mundo en todas partes jugando con el móvil, no es una ampliación moderna del ocio portátil, es un síntoma social de una nueva pared que cada día se hace más alta y más ancha, aislando poco a poco a cada uno de nosotros. Las redes nos abren los caminos para relacionarnos con más y más diversas personas, sin embargo, pese a que el siglo XXI ha estrechado las fronteras, también ha ensanchado las puertas y ventanas.

Sacar a tus hijos de la generación Candy Crush - imagen 2

Parece que hoy en día el único lugar en el que intentar entablar una conversación espontánea sea una discoteca. El contexto importa, y si alguien a nuestro lado hace ademán de socializar con algún comentario más alto que el silencio, ya es un loco que se ha puesto a hablarme. Es el síndrome "¡Con el sitio que había ha ido a sentarse a mi lado!".

Por mucho que apreciemos nuestra independencia, nos estamos alejando los unos de los otros, y no solo se da entre el trato cordial entre desconocidos (eso que admiramos de los pueblos), sino entre amigos, que muchas veces conversan con la mirada puesta en su teléfono móvil.

Como madres, es bueno que evitemos anclar a nuestros hijos desde pequeños a la dependencia de la tecnología y que les enseñemos los valores de disfrutar de los momentos, alejándoles de la necesidad de inmortalizarlos para Instagram más que de vivirlos. Es por ello que tenemos una gran responsabilidad en los tiempos de uso de ordenadores, videoconsolas, teléfonos móviles y otros cachivaches... Pese a que el ritmo actual requiere y anima a abusar de todos estos avances, cuando nuestros hijos siguen en primaria tenemos que complementar su ocio con deporte y actividades que fomenten las relaciones sociales. Tecnología sí, y mucha, pero sin que sea el foco único de atención de nuestros pequeños.

El peligro de centrar todo el tiempo lúdico en tabletas, móviles y de más, crece en las grandes ciudades, donde los pequeños no pueden salir a jugar a la calle, será por tanto tarea de sus padres, la de buscar actividades que den formas diferentes a sus tardes tras las clases.

Como es bueno cundir con el ejemplo, desde aquí os invitamos a dejar el móvil, la partida de la 3DS e incluso "ese libro", para más tarde. Rompemos una lanza por las relaciones humanas. Por hablar del tiempo, del "te has enterado". Por contestar animadamente cuando alguien nos pregunta algo y por no tener miedo de preguntar. Y es que ya se sabe, los niños imitan todo lo que ven.

Media:
(8/10) 1 voto
Tu nota:
Erika Lust, diva del porno para mujeres
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado