Cómo preparar cebolla caramelizada

¿Cómo preparar cebolla caramelizada? Toma nota a estas dos recetas de cebolla caramelizada y atrévete a dar un toque diferente a tus platos cotidianos

Cómo preparar cebolla caramelizada

Hoy os traemos la receta de cómo preparar cebolla caramelizada, un rico complemento fácil de cocinar que dará un toque muy especial a nuestros platos.

Para cubrir una tosta de solomillo, acompañar montaditos de lomo y patata, como cama para un plato de bonito, de relleno en empanadillas o incluso para cambiar la cebolla frita corriente de una tortilla de patatas. La cebolla caramelizada se usa cada vez más para conseguir contrastes deliciosos para nuestros platos y hoy vamos a enseñarte a prepararla para que empieces desde ya a innovar en todos tus platos.

Hay dos formas de conseguir una cebolla caramelizada o confitada. La diferencia entre una y otra es el uso o no de azúcar. Toma nota de la que más te guste:

Cebolla caramelizada (con azúcar)

Ingredientes

  • 2 cebollas
  • 3 cucharadas de azúcar (moreno)
  • Aceite de oliva

Elaboración

  1. Pelamos y cortamos la cebolla. Elegiremos un corte tipo juliana o algo más picada según para qué vayamos a utilizar la cebolla. Para añadirla en rellenos o en tortilla, la picaremos más, que si queremos que sea el acompañamiento de una tosta (juliana, fina, mirepoix, brounoise... hay que tener en cuenta que durante el proceso encoge mucho en cantidad y tamaño).
  2. Ponemos una sartén al fuego (medio) y echamos un chorrito de aceite de oliva (unas dos cucharadas por cebolla).
  3. Cuando el aceite esté caliente vertemos la cebolla y removemos de vez en cuando hasta que comience a dorarse.
  4. Echamos el azúcar (moreno o blanco) y sin parar de remover mantenemos la sartén a fuego lento durante unos 20 minutos, hasta que el azúcar se ha caramelizado y la cebolla ha cogido un aspecto marrón brillante.

Cebolla caramelizada (sin azúcar añadido)

Ingredientes

  • Cebolla (cada kilo nos dará para 200 g de cebolla caramelizada)
  • Aceite de oliva
  • Agua

Elaboración

  1. Repetimos el paso uno de la anterior receta. Pelamos y cortamos la cebolla.
  2. Ponemos una sartén a fuego medio con medio dedo de aceite.
  3. Cuando el aceite está caliente vertemos la cebolla cortada, removemos bien y bajamos el fuego, dejando que se haga lentamente y removiendo a menudo para evitar que se queme y que todo vaya dorándose al mismo tiempo.
  4. El proceso dura unos 30 minutos y hay que tener paciencia y remover. A medida que se va dorando, se produce la reacción de Maillard, una caramelización natural que les ocurre a los alimentos al someterlos a temperaturas fuertes. En este caso, el azúcar de la cebolla comienza a derretirse y va cogiendo un color marrón. Es el momento de echar el agua. Añadimos dos cucharadas de agua y seguimos removiendo.
  5. La cebolla irá cogiendo cada vez un color más dorado y brillante, si es necesario, añadiremos nuevamente agua y dejaremos que se consuma lentamente mientras removemos.

Media:
(10/10) 1 voto
Tu nota:
Ensaladas de pasta para el veranoSalsas y guarniciones en tus platos
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado