Rosquillas de Alcalá

Un dulce muy típico de Alcalá de Henares son las rosquillas de Alcalá, unos roscos de hojaldre, yema y azúcar riquísimos, ¿quieres la receta?

Rosquillas de Alcalá

Las rosquillas de Alcalá son un dulce típico de Alcalá de Henares (Madrid) que se compone simplemente de hojaldre, yemas y azúcar, y está para chuparse los dedos.

Se trata de unos roscos de hojaldre bañados en yema con azúcar y con un segundo baño de azúcar glas diluida. Es una receta sencilla que sin duda podemos probar a hacer en casa, ¿te animas?

Rosquillas de Alcalá - imagen 2

Ingredientes

  • 2 planchas de hojaldre
  • Yemas de huevo
  • Agua (80 g + 35 g)
  • Azúcar (unos 240 g)
  • Azúcar glas (200 g)

Elaboración paso a paso

Para hacer las rosquillas de Alcalá tenemos que preparar las rosquillas con el hojaldre, hacer una crema de yema y azúcar y un glaseado para el toque final.

Rosquillas: Coge las planchas de hojaldre y colócalas una encima de la otra, después córtalas por la mitad y repite la operación. De esta manera tendremos cuatro capas superpuestas que deberemos amasar con cuidado: el objetivo no es estirar el hojaldre, si no que las capas se peguen entre sí. Una vez que hemos terminado con el rodillo, cogemos un molde de cortar redondo (un vaso mediano, por ejemplo también puede servir) y vamos cortando la masa para hacer los roscos. Para terminar, tenemos que hacer un agujero a cada una de las rosquillas con un cortador muy pequeño (o una boquilla de manga pastelera).

Precalienta el horno a 200 grados. Coloca las rosquillas sobre una bandeja de horno con papel salpicado en agua (para que el vapor ayude a su cocción, y dora el hojaldre hasta que esté listo. ¡Ya tenemos la primera parte lista!

Crema de yemas: Hacemos un almíbar con los 80 gramos de agua y los 240 gramos de azúcar. Batimos cuatro yemas y añadimos en el mismo bol  el almíbar, moviendo sin parar hasta que ambas cosas liguen bien con cuidado de que las yemas no coagulen. Para terminar volvemos a poner la mezcla en un cazo y sin dejar de mover, esperamos unos cinco minutos hasta que espese.

Las rosquillas se sumergen bocabajo (la mitad) en la crema de yema y se dejan escurrir sobre una rejilla.

Glaseado: En frío, mezclamos los 35 gramos de agua y el azúcar glas, moviendo hasta que espese. Por último, sumergimos de nuevo las rosquillas en este glaseado, para dar una segunda capa translúcida al dulce, y dejamos que escurran nuevamente sobre la rejilla.

Etiquetas: Postres
Media:
(10/10) 1 voto
Tu nota:
10 maneras de preparar huevosTartas fondant
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado