Aditivos en los alimentos

En ocasiones leemos atentamente las etiquetas de alimentados envasados y no entendemos nada. Hoy vamos a hablar de esas letritas con números, los aditivos

Aditivos en los alimentos

Seguro que en ocasiones has leído los ingredientes de los alimentos envasados que habitualmente consumes y se te ha quedado cara de póquer al leer la etiqueta, sobre todo con los aditivos.

Los aditivos son las sustancias que se añaden a los alimentos o bebidas con la finalidad de modificar su sabor, textura, olor o color o para ayudar a su conservación o elaboración. Estas sustancias no aportan ningún valor nutritivo. Se identifican con la letra E acompañada de un número y es la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaría quien evalúa si el aditivo es seguro para la salud.

Algunos estudios científicos apuntan a que los aditivos no se pueden considerar dañinos para la salud dado que la cantidad de aditivos que se pueden consumir a lo largo de la vida es insignificante en relación al peso corporal de una persona. Pero reconocen que el peligro de los aditivos se pone en marcha cuando se combinan entre ellos porque no se sabe los efectos secundarios que pueden causar a largo plazo.

De hecho en Estados Unidos existe la llamada "Cláusula Delaney" (1958), que dice que ningún aditivo se puede considerar seguro si se sabe que puede inducir al cáncer tanto de personas como de animales. En cuanto se aprobó esta cláusula, las empresas alimentarias se echaron encima, aunque no han conseguido nunca poder lanzar una enmienda a esta cláusula. Aun así, hay aditivos que se siguen utilizando en todo el mundo como el diestilestilbestrol, los ciclamatos, el aceite de cálamo (saborizante), el Safrol (saborizante) la tiourea (conservante) y el dietilpirocarbonato (conservante de bebidas). Estos son aditivos que se ha demostrado que causan cáncer, y aunque algunos ya no se utilizan en los alimentos, otros sí.

Y es que no son los únicos aditivos con los que podemos encontrarnos en los alimentos y bebidas. Existen más de 5.000 sustancias químicas que se añaden a los alimentos y muchas de esas son sospechosas de que podrían causar cáncer. Y se utilizan en alimentación y cosméticos como aromatizantes, colorantes, conservantes, acidulantes, espesantes, saborizantes, emulsionantes, derivados de almidón, antioxidantes y edulcorantes.

Las principales razones por las que no se prohíbe el uso de estas sustancias es debido a razones económicas. Las empresas se ahorran muchos millones al año añadiendo los aditivos, ya que consiguen los resultados que desean utilizando menos materia prima; por ejemplo, si le ponen un saborizante a un lácteo o a una mermelada, necesitan utilizar menos fruta en su fabricación.

Pero en ocasiones, los consumidores también son culpables de su uso, porque tienen una idea preconcebida que cómo debería saber un producto o de qué color debería tener. Un ejemplo claro de ello es la mermelada. La mermelada de fresas naturales, hecha de forma tradicional, es de un color marrón rojizo. Pero a los consumidores les atrae mucho más el producto si tiene un color rojo fuerte.

¿Quieres saber de dónde proceden los aditivos?

Derivados de los animales: E120 - Cochinilla (colorante "natural"), E542 - Fosfato óseo (suplemento mineral o antiaglomerante derivado de huesos animales), E901 - Cera de abejas (ceras, lustramuebles, velas), E904 - Goma laca (derivado del insecto coccus lacca), E913 - Lanolina (agente de glaseado). No aprobado por la Unión Europea y Australia, E920 ~ E921 - L-Cisteína (agente de tratamiento de la harina). No aprobado por la Unión Europea, E1000 - Ácido cólico (emulgente). No aprobado por la Unión Europea y Australia, Calcio, mesoinositol (productos horneados, gaseosas, verduras procesadas), Hexafosfatos, Lactosa, Aceite de esperma (obtenido de la cabeza de diversos cetáceos-ballenas), Guanina (aceite de perlas), Albúmina (de la clara de los huevos).

De posible origen animal: E101 y E101(a)- riboflavina, lactoflavina, vitamina B-2, E153 - colorante negro que se obtiene de combustión incompleta de vegetales o grasas animales (prohibido en USA, sólo la versión vegetal es permitida en Australia), E161(b) - luteina, E161(g) - cantaxantina, E322 - Lecitina (de huevos, aunque también hay de soya y de girasol), E430, 431, 432, 433, 434, 435, 436 - polioxietilenos (aditivos de la harina blanca provenientes de ácidos grasos), E470(a) - sodio, potasio y calcio de ácidos grasos, E470(b) - magnesio de ácidos grasos, E471 - glicéridos de ácidos grasos, E472(a, b, c, d, e, f) - diversos aditivos de glicéridos de ácidos grasos, E473 - sucrosa de ácidos grasos, E474 – sucroglicéridos, E475 - poliglicerol de ácidos grasos, E476 - poligricerol de ácidos grasos de ricino o soya, E477 - propilen glicol de ácidos grasos, E478 - lactato de ácidos grasos, E479(b) - aceite oxidado de soja y de ácidos grasos, E482 - calcio lactato, E483 - tartrato esteárico, E491, 492, 493, 494, 495 – sorbitanos, E570 - ácidos grasos, E572 - sales magnésicas de ácidos grasos, E627 - guanosina, E631 - Inosinato de sodio 5 (potenciador del sabor, derivado de extractos de carne y pescado pero también puede estar derivado de la fermentación de azúcares usando bacterias), E635 - ribonucleótido de sodio, E640 - glicina y sales de sodio, E920 - hidrocloruro de cisteína, E1518 - gliceril mono, di y tri-acetato de calcio, y otros saborizantes no especificados.

¿Quieres saber qué alimentos no llevan aditivos en España? (por ley)

La leche, la nata ácida, la pasta, las legumbres, los frutos secos, el arroz, los cereales no azucarados, el Kéfir, el yogur natural, los huevos, los frutos secos, las semillas, el aceite de oliva virgen, la miel, las frutas y verduras frescas, el café en polvo, el agua mineral y la de manantial, las setas frescas y los alimentos etiquetados como orgánicos, biológicos o ecológicos.

Media:
(8/10) 1 voto
Tu nota:
Alimentación del niño a partir del añoEdulcorantes artificiales
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado