Alimentación del niño a partir del año

A partir del primer año, nuestro bebé ya puede comenzar a comer de todo y debemos introducir en su dieta toda clase de alimentos de a poquitos

Alimentación del niño a partir del año

A partir de los 12 meses tú hijo ya puede comer de todo. Pero introducir nuevos alimentos sólidos no es tan fácil.

Los tentempiés saludables cobran especial importancia, ya que necesita comer entre 5 y 6 veces al día. De modo que lo más importante es que su alimentación siga siendo igual de sana que hasta ahora, carente de grasas y azúcares añadidos.

Además hay algunos alimentos que todavía debes evitar, por riesgo de atragantamiento, como:

  • Los frutos secos.
  • Las longanizas y salchichas (excepto que estén cortadas en trocitos muy pequeños).
  • Uvas y tomates pequeños.
  • Palomitas dulces y saladas.
  • Caramelos.
  • Verduras crudas (zanahoria, judías verdes, apio, guisantes).
  • Pipas o cualquier otra semilla.
  • Trozos grandes de cualquier alimento.
  • Patatas a trozos.

Alimentación a partir de los 12 meses

Alimentación del niño a partir del año - imagen 2 Puede parecer que tu hijo come menos, esto se debe a que ya no crece ni engorda tanto como lo venía haciendo hasta ahora. Así que lo que debes procurar es que todas las comidas que hagas sean lo más sanas posible.

Ya pueden empezar a comer mini bocatas (con pan de leche o muy blandito, no de molde). También puede comer revueltos de huevos, ya que la yema de estos es una fuente natural de hierro. Y pueden comer de 3 a 4 a la semana.

Las frutas naturales también son un buen tentempié. Mucho mejor que el zumo artificial, ya que estos contienen una gran cantidad de azúcar, colorantes y otros químicos que tu hijo no necesita. Dale pequeños trocitos de melocotón fresco, melón o cualquier fruta que le guste. Pero mira que sea blandita y que no se pueda atragantar con ella. O prueba con zumos naturales. Le encantarán.

El queso es una estupenda fuente de calcio natural. Dale tiras de queso, o quesitos en cubo o del tipo caserío, o queso fresco.

A partir de los 18 meses

Si siente hambre entre horas, que es lo más común, puedes seguir dándole fruta. Los plátanos son una fruta que podrán comerse ellos solos al poder agarrarla sin dificultad. Puedes seguir también con el queso, sea cual sea, e incluso una tostada con queso de untar o simplemente con aceite de oliva.

Si ya come de todo, es decir, si ya no le tienes que triturar la comida, dale cereales en una taza para que vaya comiendo poco a poco a la hora de la merienda. Son pura fibra y energía. También puedes darle tortitas o barritas de arroz o de maíz. Le encantan.

A partir de los 2 años

Es importante estar segura de que tu hijo está comiendo todo lo que necesita (vitaminas, proteínas, hierro, calcio…). Si es un poco inapetente, o vago para comer, prueba a darle huevos (revueltos, pasados por agua, fritos… no importa cómo). Siguen siendo igual de buenos que cuando eran más pequeños, al igual que el queso.

Los palitos de pescado es algo que les suele gustar mucho y son fuente de calcio. Puedes prepararlos al horno en lugar de fritos para darle menos grasa, y acompañarlos de puré de patatas o de verduras. Será una comida o cena muy completa.

Alimentación del niño a partir del año - imagen 3 Puedes darle palitos de pan integral o de cereales y que la moje en queso de untar. Es una buena combinación entre vitamina B, proteínas, calcio y carbohidratos.

Otro buen tentempié sigue siendo la fruta. Ya puedes darle frutas más duras que pueda masticar, como la manzana o naranja en rodajas o ciruelas a trocitos. O quizás le guste más la fruta seca, como pasas o dátiles. Asegúrate de que no tienen hueso. Puedes dársela a trocitos pequeños.

A la hora de la cena, el brócoli y la coliflor al vapor, son ideales sobre el puré de patatas, como si fueran arbolitos. Divertido y sano.

A partir de los 3 años

Con toda la actividad diaria de tu hijo a esta edad, la comida se convierte en algo esencial. Debes continuar con los huevos, el queso, y la fruta. También con la carne y el pescado. Para saciar su hambre entre comida o a la hora de la merienda, los batidos de fruta natural son una buena idea.

Para la hora de las cenas, prueba con atún o salmón con yogurt. Es fresco y sobre todo muy sano.

No deseches de su dieta el pan, las galletas y los cereales. Es mejor si las galletas son sin azúcares añadidos. Mira las etiquetas de los alimentos que compres para ellos, incluso si están indicados para ellos pueden tener ingredientes no deseados, como conservantes, transgénicos, colorante y exceso de azúcar.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
La alimentación y el sueñoAditivos en los alimentos
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado