Cereal de espelta

¿Conoces las propiedades del cereal de espelta? Es uno de los cereales más antiguos y sin embargo, no sabemos qué nos puede aportar su consumo

Cereal de espelta

El cereal de espelta es unos de los cereales más antiguos que existen, y a pesar de ello uno de los más desconocidos. Es la madre de todos los trigos que se conocen en la actualidad.

La espelta es un trigo de espiga aplanada y sus frutos están adheridos a la cáscara que tienen un color tostado, que también se conoce con los nombres de escanda, trigo verde y trigo salvaje. Estuvo a punto de desaparecer, porque su cultivo era difícil y requería un clima muy frío (aunque en Asturias se cultivaba como cereal de verano). Pero sus cualidades han hecho que vuelva a estar en boca de aquellos preocupados por su salud.

Es unas de las pocas semillas que no han sido modificadas a través de los siglos. De hecho es, prácticamente, la original, y este es el motivo de que tenga un mínimo índice de alergias. Además tienen un alto contenido en minerales, proteínas, vitaminas E y B, betacarotenos, hierro, aminoácidos esenciales, y aporta mucha fibra y ácido silícico. Además contiene ocho oligoelementos, lo que lo hace muy indicado para dietas vegetarianas.

Las grasas que contiene son insaturadas, por lo que no contiene colesterol, al tiempo que es rico en ácidos grasos esenciales necesarios para el organismo y que ayudan al buen funcionamiento de órganos como el cerebro.

Este cereal está indicado para tratar el estreñimiento, purifica la sangre, tonifica el bazo y el páncreas.

La espelta se puede utilizar como el trigo común, es decir, para la fabricación de harina, galletas, cerveza, cereales de desayuno, sémolas y últimamente también para las papillas infantiles. También se pueden consumir sus germinados, que tienen un sabor dulce muy agradable.

Que esté en auge su consumo se debe a que algunos médicos han observado que aquellos pacientes que toman espelta en lugar de trigo común, mejoran de sus alergias o síntomas que no tenían explicación como cefaleas, problemas de piel, dolores, dificultad o imposibilidad de adelgazar, etc.

El gran problema surge a la hora de comprar los productos elaborados con este cereal, ya que la demanda es más alta que la producción. Como ya hemos comentado, una marca de alimentación infantil ha sacado a la venta (o eso anunciaba), una gama de cereales para bebés y niños de hasta 3 años. También podemos encontrarlo en herbolarios y tiendas especializadas.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
La serotonina y la alimentaciónHortalizas
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado