Comer algas

Las algas son alimentos ricos en yodo, hierro, cinc, clorofila, silicio y calcio. Por esto, y por ser saciantes naturales, están recomendadas para dietas

Comer algas

Para muchos comer algas puede ser algo inconcebible. Pero seguro que es porque desconocen sus propiedades y sus beneficios.

Su consumo se remonta al año 600 a.C., en lo que respecta a la cuenca mediterránea. En otros partes del mundo, éste se remonta a 10.000 años antes, sobre todo en Japón, donde constituían la cuarta parte de la dieta.

Contenido

Comer algas - imagen 2 Cada tipo de alga aporta algo en concreto y se utilizan con un fin, pero lo que todas tienen en común es un alto contenido en sales minerales y que son depurativas para el organismo. Contienen yodo, hierro (12 veces más que, por ejemplo, las lentejas), cobalto, fósforo, potasio y magnesio.

  • El cinc que contienen ayuda a la correcta segregación y asimilación de insulina.
  • El hierro y el cobalto, combaten la anemia.
  • La clorofila, purifica la sangre, aumentan el rendimiento nervioso y muscular, evitan la contracción de los vasos sanguíneos, purifican la sangre y fomentan la formación de hemoglobina.
  • El silicio y el calcio fortalece el pelo, las uñas y el cabello.

Las algas están indicadas para todo el mundo, niños, ancianos y mayores, debido sus beneficios para la salud. Pero deben evitarlas aquellas personas que padecen hipertiroidismos o que les hayan extirpado las tiroides, debido a su alto contenido en yodo. Tampoco se recomienda su consumo a personas con la tensión alta o con tendencia a padecerla, por su alto contenido en sodio.

Otros usos de las algas

También se recomienda el consumo de algas en dietas de adelgazamiento. Esto se debe a las propiedades nutricionales que hemos relatado y que son un alimento que aumenta su tamaño al entrar en contacto con agua, por lo que son un saciante natural.

Además ayudan al correcto funcionamiento de  las glándulas tiroides, ayudando a eliminar el exceso de hidratos de carbono, evitando que estos se conviertan en grasas.

Tipos de algas

Comer algas - imagen 3
  • Alga Nori: procedente de España, Francia y China, entre otros países.
  • Alga Cochayuyo: carragaheen o Musgo de Irlanda. Crece en sitios costeros y como su nombre dice proceden de Irlanda.
  • Alga Chlorella: es un alga de agua dulce.
  • Alga Kelp: son muy abundantes en las costas patagónicas.
  • Alga Kombu: su principal cultivo se da en Japón.
  • Algas Fucus: las encontramos en las costas del Atlántico (norte de Rusia, Groenlandia, Europa, Islas Azores, Islas Canarias, etc.).
  • Algas Wakame: su principal cultivo es en Japón.
  • Algas Agar Agar: su cultivo está muy extendido por todo el mundo aunque su mayor consumo se da en Japón.
  • Alga Arame: procede de las costas meridionales de Japón.
  • Algas Dulse: es una de las más consumidas procedentes del Atlántico norte.
  • Algas Hiziki: viven en las zonas más rocosas de los mares asiáticos.

Conviene tener en cuenta que la composición de las algas, en lo que concierne a los valores nutricionales, puede variar notablemente dependiendo del lugar de recolección y del momento. Son más constantes su composición de proteínas, fibra y vitaminas. Su contenido en minerales también varía, pero es muy alto en comparación con cualquier otro alimento.

También hay que tener en cuenta, que los mares, ríos u océanos de los cuales proceden las algas, suelen estar bastante contaminados, por lo que algunos expertos recomiendan comprar algas procedentes de Japón. El motivo es muy simple; puesto que en aquel país, las algas constituyen un alimento básico en su dieta, los controles de calidad que se les hacen allí son mucho más exhaustivos. De hecho se las considera más seguras que las procedentes de China.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Levadura de cervezaAlimentos para la felicidad
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado