Comer huevo

El mito de que comer mucho huevo aumenta nuestro colesterol, es eso, un mito. El huevo es una gran fuente de vitaminas, hierro, fósforo, potasio y magnesio

Comer huevo

Hasta no hace demasiado se consideraba que los huevos eran una fuente de colesterol, y que había que evitar comerlos porque era perjudicial para la salud, pero estudios recientes nos confirman todo lo contrario. Se han comprobado que lo que incide en el nivel de colesterol es la grasa saturada (la de los huevos son mono y poli-insaturada, como el Omega 3, que es muy beneficioso para el organismo). Además, la lecitina y las grasas insaturadas de la yema reducen la absorción de colesterol en el intestino.

Por esto, comer un huevo al día dentro de una dieta equilibrada, no entraña ningún problema, y no altera el nivel de colesterol en la sangre.

El huevo es rico en proteínas, sobre todo en albúmina y en lípidos. Son de fácil digestión y se consideran imprescindibles dentro de una dieta equilibrada. No contienen fibra ni carbohidratos. Lo que sí contienen es hierro, fósforo, potasio y magnesio, además de vitamina B12 (cobalámina), B2 (riboflavina), B1 (tiamina), B3 (niacina), A, D, E y ácido fólico. Otro de sus componentes más importantes es la colina, que es muy necesario en las mujeres embarazadas, ya que ayuda a que se desarrolle el sistema nervioso de feto.

También está indicado para prevenir trastornos oculares, como las cataratas y la ceguera, debido a su alto contenido en luteína, zeaxantina y carotenoides.

Un huevo de unos 50 gramos nos aporta unas 80 calorías, aunque también influye el modo de prepararlo. Está claro que si lo freímos o lo hacemos en tortilla le estamos añadiendo las grasas del aceite con el que se fríe, aunque conservan casi todas sus propiedades

La forma más sana de comer huevo es Pasado por agua, ya que al cocinarlo a penas pierde agua, conserva la albúmina, las grasas, las sales minerales y todas sus vitaminas. Los huevos cocido (duros), pierden casi todas sus propiedades.

Consejos

  • Elegir los que estén más limpios (limpios de excrementos) y que no estén rotos, porque es la garantía de que el huevo no está contaminado con agentes externos.
  • Conservarlos en lugar fresco y seco y alejado de olores fuertes.
  • Una vez en casa, limpia la cáscara ante de usarlos para asegurarnos de que las manchas que puedan tener son de la cáscara y no restos de excrementos.
  • Al romper la cáscara y poner el huevo sobre un plato, cuanto más se quedan las claras recogidas y la yema con más relieve, más fresco es el huevo.
  • Para saber su frescura, puedes poner el huevo en un vaso con agua. Si el huevo se hunde es fresco y si no se hunde, tiene al menos un mes.
  • En lo que respecta al tamaño del huevo, tiene que ver con el de las gallinas. Los pequeños proceden de gallinas jóvenes y los grandes de adultas. Los huevos más grandes se suelen romper más a menudo, aunque en muchas ocasiones pueden contener dos yemas.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
PastaEdulcorantes naturales
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado