Dietas milagro peligrosas para la salud

El uso de las denominadas dietas milagro tienen consecuencias negativas para nuestra salud, pasando por efectos secundarios como el mal humor o el estrés

Dietas milagro peligrosas para la salud

Llega el verano y con él las ganas de perder peso, pero aunque suene a tópico estar en tu peso ideal y sentirte bien no pasa únicamente por unas semanas de dieta. Las famosas dietas milagro que aparecen constantemente en el mercado están prescritas muchas veces por personas ajenas al campo nutricional, y otras simplemente no están hechas para todo tipo de cuerpos.

Algunas de las consecuencias que pueden sufrirse con este tipo de dietas son el estrés, las carencias nutricionales, el efecto rebote, el mal humor, falta de socialización y pérdida de hábitos saludables.

Las dietas milagro se clasifican en 3 grupos:

Dietas hipocalóricas desequilibradas

Son las que provoca el ya nombrado efecto rebote, que a su vez produce un aumento de masa grasa y pérdida de masa muscular. Si se prolonga en el tiempo es probable que presentemos carencias en nutrientes, motivo suficiente para desecharlo de la cabeza. 

  1. Dieta Cero o Ayuno terapéutico: Implica no comer nada salvo líquidos, en concreto bebidas sin calorías y más de tres litros de ellas al día. Aunque perdamos peso de manera rápida se deberá a la pérdida de agua y masa muscular, por lo que cuando volvamos a comer de manera normal estos niveles aumentarán. 
  2. Dieta de la Clínica Mayo: Una dieta que fue famosa en los 80 y que consiste en ingerir huevos y pomelo durante 14 días. Creada por la Clínica Mayo de EE.UU., prohíbe las frutas, los azúcares, alimentos con exceso de fécula, legumbres, productos lácteos y la mayoría de las frutas. Las carencias nutricionales, el cansancio y los mareos pueden aparecer si seguimos esta dieta.

Dietas disociativas

Basadas en la combinación de alimentos, las dietas disociadas no limitan la ingesta de alimentos energéticos pero impiden su aprovechamiento como es el caso del sustrato energético.

  1. Dieta de Hay: Procedente de los 90', es una de las más recurrentes. Su punto clave reside en no comer productos con hidratos de carbono junto a otros con proteínas. Sólo se permite comer un tipo de alimento al día, o solo carne, o solo pescado. Lo curioso de este método es que no pueden combinarse proteínas e hidratos de carbono, tarea imposible para el cuerpo humano.
  2. Dieta de Montignac: Evita la mezcla de lípidos e hidratos de carbono como la leche. Un régimen lleno de hipótesis falsas como que el exceso de peso es debido a un mal funcionamiento del páncreas.

Dietas excluyentes

Eliminan de la dieta algún tipo de nutriente, que no debe confundirse con el concepto de alimento. Un nutriente es una sustancia que el organismo necesita y no puede sintetizar, por lo que no se puede prescindir de ella.

  1. Dieta de Atkins: Es una de las más practicadas y procede de la Dieta de Bating, procedente de 1863. Basada en un consumo de alimentos de bajo contenido de glúcidos puede provocar la aparición de cetosis. 
  2. Dieta de la proteína líquida: Salvo que aparentemente pensemos que bebiendo proteínas es suficiente para nuestro cuerpo, puede causar graves dolores en el pecho, palpitaciones en el corazón, cese de la menstruación o problemas digestivos. 

Estas dietas restrictivas y bajas en calorías tendrán un efecto a largo plazo en nuestro organismo que puede derivar en graves problemas de salud. Desde aquí te animamos a acudir a un endocrino y realizar ejercicio diario. 

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Apps para contabilizar las caloríasAlimentos que te ayudarán a descansar mejor
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado