Edulcorantes artificiales

¿Son buenos los edulcorantes? Seguro que te lo has preguntado. Aportan menos calorías a las comidas, pero algunos son más perjudiciales de lo que creemos

Edulcorantes artificiales

En ocasiones elegimos productos sin azúcar porque pensamos que son mejor para nuestro organismo y que estamos limitando la cantidad de calorías que consumimos. Lo primero que debes saber es que los edulcorantes son precisamente eso, artificiales. Se han creado mediante procesos químicos y sustituyen al azúcar o a los alcoholes del azúcar.

Entre los edulcorantes más utilizados se encuentran:

  • El aspartamo (Equal y NutraSweet): Es 220 veces más dulce que el azúcar y pierde esta propiedad con el calor.
  • La sucralosa (Splenda): Es 600 veces más dulce que el azúcar. Se utiliza en alimentos dietéticos, chicles, helados, zumos y gelatinas.
  • La sacarina (Sweet N Low, Sweet Twin, NectaSweet): es entre 200 y 700 veces más dulce que el azúcar. Se utiliza en comidas y bebidas dietéticas. Al beberla puede dejarte en la boca un regusto amargo o metálico.
  • La Turbia (Pure Via, Sun Crystals): En contra de lo que se suele decir no procede de la planta Stevia rebaudiana, que es de donde procede la Stevia, que sí es un edulcorante natural. Se utiliza como aditivo para ciertos alimentos y bebidas y como suplemento dietético.
  • El acesulfamo K (Sunett y Sweet one): Se utiliza en alimentación y como edulcorante de mesa. Se acompaña de otros edulcorantes artificiales como la sacarina, en refrescos bajos en calorías.
  • El neotamo: Es entre 7.000 y 13.000 veces más dulce que el azúcar. Se utiliza también en bebidas dietéticas.
  • Los ciclamatos: Es 30 veces más dulce que el azúcar. En Estados Unidos está prohibido desde los años 70, al demostrarse que causaba cáncer de vejiga en animales.

Cuando vemos que en los productos pone la palabra light, pensamos que no tienen azúcar y que se pueden tomar sin problemas porque no añadimos azúcar en exceso a nuestro organismo. Pero pon atención a lo que comemos o bebes. Que sea light no significa que no tenga azúcar o que sea más saludable.

Edulcorantes como la fructosa, el xilitol o el manitol, aportan calorías del mismo modo que lo hace la glucosa, aunque en el caso de los diabéticos el choque en el organismo es menos brusco. Pero si los consumes como edulcorante habitual, es recomendable restringir la ingesta de hidratos de carbono de otros alimentos, porque de otro modo será lo mismo que tomar azúcar, miel o melaza.

Además su uso en exceso puede producir diarrea o resultar tóxico para el sistema nervioso.

El principal peligro de los edulcorantes artificiales (además de los efectos secundarios a largo plazo que todavía se desconocen), se sabe que el consumo habitual de estos favorece el antojo de dulces y alimentos ricos en carbohidratos, por lo que se consumen más a lo largo del día. Además se ha demostrado que pueden producir picos que azúcar en la sangre, además de promover el almacenamiento de grasas en el organismo.

Algunos especialistas recomiendan que edulcorantes como la sacarina, el aspartamo, la sucralosa o el acesulfamo K, no deberían consumirse, ya que su alto contenido en químicos puede dañar nuestro organismo como:

  • Daños en hígado y riñones
  • Dolores de cabeza y migrañas
  • Problemas de desarrollo en niños y en fetos si se ingieren durante el embarazo.
  • Problemas gastrointestinales
  • Algunos tipos de cáncer (los estudios no son del todo concluyentes), etc.

¿La alternativa a esto? Es fácil. Mejor optar siempre por lo natural o simplemente comer menos alimentos con azúcar.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Aditivos en los alimentosAzúcar blanco
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado