La dieta de los niños en edad escolar

A partir de los tres años los niños comienzan el colegio y sus necesidades alimenticias se incrementan: es el momento perfecto para adquirir buenos hábitos

La dieta de los niños en edad escolar

A partir de los tres años, y con el inicio de la etapa escolar, las necesidades de los niños a la hora de comer son mayores. Además es la etapa en la que adquieren hábitos con la alimentación, hábitos que mantendrá el resto de su vida.

Así que es el momento de que tú, como madre o padre, le enseñes cómo hay que alimentarse y qué alimentos son buenos y cuáles no.

Adquirir buenos hábitos alimenticios

  • Una dieta sana evita, tanto en niños como en adultos, enfermedades como la diabetes, la hipertensión o la obesidad.
  • Hay que realizar cinco comidas al día. Entre ellas, el desayuno es una de las más importantes, siendo una de las comidas diarias a las que menos atención se le presta. De hecho representa el 20 por ciento de las necesidades energéticas diarias, el almuerzo el 10 por ciento, la comida el 35 por ciento, la merienda otro 10 por ciento y finalmente la cena otro 25 por ciento.
  • Un desayuno correcto es el formado por lácteos o zumo natural, cereales integrales, pan o galletas. Además debe incluir una pieza de fruta.
  • Hay que tomar un tentempié a mitad de mañana y otro a mitad de tarde.
  • La cantidad de alimentos varía dependiendo de la edad del niño y del grado de actividad física que realice.
  • Cambiar los alimentos ricos en grasas, azúcares o sales, como bollería industrial, snacks o cereales azucarados, por frutas o zumos naturales, o cereales integrales.
  • No picar entre horas y dejar las chucherías para días especiales.
  • Beber mucha agua es fundamental.
  • Comer en familia (al menos una vez al día), es un buen momento para compartir los hábitos alimentarios. Los niños ven que sus padres comen lo mismo y que es lo habitual. Los niños deben comer de todo.
  • Evitar los alimentos cárnicos procesados, como hamburguesas o salchichas y embutidos.

Las calorías justas y las vitaminas necesarias

En una alimentación equilibrada, las grasas deben representar entre el 30 y el 35 por ciento de total de lo ingerido, el 15 por ciento han de ser proteínas, entre el 50 y el 55 por ciento de hidratos de carbono y solo el 10 por ciento de azúcares refinados.

En lo que respecta al aporte de vitaminas y minerales, los niños tienen que evitar los alimentos ricos en sal. Al mismo tiempo se recomiendan los alimentos ricos en hierro (refuerzan el sistema inmunitario), calcio (para el desarrollo de los hueso) y magnesio (para el desarrollo de los músculos). Hay que tomar, además, alimentos ricos en vitaminas, como la fruta y la verdura.

La importancia de los lácteos

Desde que nacen, la leche es un alimento fundamental en su dieta. Los lácteos les aportan el calcio y las vitaminas y minerales necesarios para un desarrollo adecuado de sus huesos. Los expertos recomiendan que los niños tomen, al menos 2 vasos de leche al día, pudiéndolos sustituir por otros lácteos en igual proporción.

Pero la leche de vaca tiene una serie de deficiencias en lo que aportes nutricionales se refiere, por lo que se recomienda, hasta los tres años, tomar leche de fórmula para evitar estas carencias. Principalmente se recomienda porque les aporta menos grasas saturadas y su contenido en ácidos grasos esenciales (están enriquecidas con vitaminas, hierro, yodo, zinc, magnesio y selenio) que la leche de vaca no tiene. También tiene menor cantidad de proteína de leche, que ha sido relacionada con la obesidad infantil.

Media:
(8/10) 1 voto
Tu nota:
El azúcar de los postresDescongelar los alimentos
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado