Razones por las que engordamos antes y después de Navidad

Según expertos durante las semanas previas a la Navidad y días después de las grandes festividades se gana más peso que durante los días festivos

Razones por las que engordamos antes y después de Navidad

Es habitual que las "comilonas" del periodo navideño se concentren en días concretos. Sin embargo, durante las semanas previas a los días festivos se aglutinan varios eventos que hacen que se engorde más. Lo mismo ocurre una vez pasada la Navidad, días en los que se baja la guardia, quedan las sobras, y, por tanto se coge más peso.

Los días previos: comidas de empresa, reuniones con amigos, visitas de familiares y pruebas culinarias. Pese a lo que parece, los días previos a la celebración de las fiestas de Navidad son días de 'riesgo'. Cada vez más se celebran eventos semanas antes de las fechas señaladas y todo esto hace que podamos coger kilos de más.

Ensayos en la cocina para conseguir el menú perfecto. Durante estas semanas previas a la celebración de la Navidad son muchos los que realizan pruebas culinarias de lo que se cocinará, estas pruebas pueden ser un problema en la dieta y hacer que se engorde. No en vano, solemos mezclar alimentos y probar varios platos, sin darnos cuenta de la cantidad de calorías que ingerimos. 

Semanas después de la Navidad: hay sobras y bajamos la guardia. Se comprueba y se aprecia un mayor aumento de peso y sobre todo de volumen semanas antes y después de Navidad y fiestas. Días después de la Navidad lo que ocurre es que nos encontramos con las temidas sobras. Continuamos comiendo turrón, polvorones y viandas que han sobrado. En este punto, es problemático el hecho de que con la cuesta de enero, se baja la guardia, se sale menos, es habitual que nos recluyamos en casa y por tanto, se sube peso porque quemamos menos calorías.

Razones por las que engordamos antes de Navidad - imagen 2

La 'depre' post navideña. Tal y como sostiene la experta, en las fechas posteriores a las fiestas también influye el hecho de que se entra en una actitud de bajón, desencanto, tristeza, falta de energía y esto hace que volvamos a comer. Es entonces cuando se come lo que ha sobrado de la Navidad sin estar pendiente de su alto contenido calórico debido a la vuelta a la rutina y muchas veces se gana más peso que en los días de vacaciones. 

En Navidad las comidas se espacian más y da tiempo a hacer más ejercicio y sobre todo es habitual que nos riamos más que es lo que más adelgaza. Esto es así porque aumentan las endorfinas mentales, la serotonina, la dopamina y demás catecolaminas a costa del consumo de grasas saturadas como las propias de las comidas tradicionales y de los dulces y alcohol de estos días. El organismo las usa de forma correcta para producir bienestar mental, empatía, "una especie de efecto positivo antidepresivo". Otra parte de las grasas ingeridas se usan para protegerse del frío, calentando el cuerpo y también para el ejercicio. Aquí unas claves para evitar demasiado el aumento de peso:

  • No te saltes el desayuno aunque ese día sea el banquete de Navidad.
  • Es conveniente hidratarse y depurarse los días anteriores y sobre todo los posteriores con infusiones, caldos vegetales, etc.
  • No se debe repetir en las comidas ni llenarse mucho el plato.
  • Come lentamente para digerir bien.
  • Recuerda que las bebidas gaseosas hinchan más.
  • Intenta mantener un ritmo de ejercicio diario y aumentarlo si crece la cantidad ingerida de calorías.
  • Procura hacer un recuento escrito de lo que ingieres, con el fin de compensar excesos por comidas menos calóricas.
  • Es conveniente tomar suplementos de aceite de pescado de mares fríos para proteger la inmunidad y ayudar a aumentar la temperatura corporal sin necesidad de comer más calorías. Indirectamente, sirven para adelgazar.

Etiquetas: Navidad
Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Una impresora 3D de chocolate en Holanda4 alimentos claves contra el envejecimiento
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado