Verduras de octubre

Aprovecha las verduras de temporada de octubre: frescas y más baratas. ¿Qué podemos empezar a encontrar en nuestra verdulería a partir de octubre?

Verduras de octubre

La alcachofa

Su origen es árabe, y en la Edad Media era considerada un manjar.

Tiene muy pocas calorías (entre 40 y 50 por cada 100 gramos) y contiene Vitamina A, B6, fósforo, calcio, hierro, magnesio, potasio, sodio. Sus glúcidos se trasforman en azúcar natural, que aportan energía al organismo. La especie más apreciada de alcachofas en España es la Blanca de Tudela, aunque existen muchas más. La primera cosecha aparece en el mes de octubre y mejora con la llegada del frío del invierno. Al comprarlas, las alcachofas, deben tener las hojas muy apretadas y estar tiernas. Se conservan en la nevera menos de una semana. Cuando se vuelven violetas oscuras, ya no están buenas. Una vez cocinadas puedes congelarlas sin ningún problema.

El boniato

Es originario de las zonas tropicales, ya que necesitan climas cálidos para su cultivo.

Contiene un 70 por ciento de agua, y por ello muy pocas calorías. También contienen vitaminas A, B1, B2, B6 y C, potasio, fósforo, sodio, calcio, hierro, ácido ascórbico, carotenos y Beta-carotenos y riboflavina. Existen dos clases de boniato: los de carne blanca y los carne naranja, aunque existe más de diez clases diferentes. Cuando compres los boniatos, deben estar duros, con la piel lisa y sin marcas. Se conservan durante varias semanas en el mismo lugar donde pongas las patatas. Puedes congelarlos tanto crudos como cocinados, aunque en ambos casos, al descongelarlos cambiará su textura.

El apio

Se tiene constancia de su uso ya en el antiguo Egipto.

Existen dos tipos de apio, el amarillo (es más caro y más apreciado) y el verde (más rústico y el que más se consume), y los dos necesitan climas cálidos para su cultivo. Contiene un 92 por ciento de agua, mucha fibra y apenas 17 calorías cada 100 gramos. Además de vitaminas A, B1, B2, C y E, potasio, sodio, calcio, magnesio, azufre, fósforo, hierro, ácido fólico y Betacarotenos. Su mejor periodo comienza en otoño y llega hasta casi finales de invierno.

Al comprarlo, las pencas deben estar duras, ser gruesas y estar bien formadas, sin manchas ni picaduras. Preferiblemente de color verde brillante.

La col

Los celtas ya consumían esta verdura por sus propiedades para el intestino, los pulmones y para la lactancia materna.

Contiene un 92 por ciento de agua, mucha fibra y pocas calorías, además de vitaminas A, B, C y E, potasio, aluminio, calcio, flúor, azufre, magnesio, bromo, bario, ácido fólico, mucílagos y tirosina (y algunos minerales más).

Existen más de 3.000 especies de coles, aunque las más comercializadas son el repollo, la col blanca, la col lombarda y el repollo chino. A la familia de las coles también pertenecen las coles de Bruselas, el brócoli, el repollo y la coliflor (que son de la familia de las crucíferas).

Su temporada empieza en septiembre y finaliza en enero. Todo tipo de col, al comprarla, debe estar firme y compacta, sin manchas marrones (que indican que son viejas) y sin motas (que indican presencia de hongos).

Se conserva en una bolsa de plástico, en la nevera, al menos una semana. No la laves hasta que no la vayas a consumir. Si la cocinas, puedes guardarla en el congelador hasta 8 meses.

Los puerros

Son originarios de Mesopotamia y se consumían por sus propiedades medicinales y como alimento. En España se cultivan, principalmente en Navarra, La Rioja y el País Vasco.

Contienen un 94 por ciento de agua y mucha fibra, además de vitamina A, B6, C fósforo, potasio, sodio, hierro, calcio, niacina, ácido ascórbico y riboflavina. Existen puerros de verano y de invierno (y otoño), aunque su mejor temporada comienza en otoño. Las variedades más conocidas en España son: Selecta, Goliat y Atal.

Al comprarlos, deben estar duros y tiesos. De un verde claro y blanco, sin hojas pochas. En la nevera aguantan bien hasta una semana. Puedes congelarlos tanto crudos como cocinados y se mantienen bien durante meses.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
InulinaAprender a comer tras la cirugía bariátrica
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado