Alimentos orgánicos

Introduciendo alimentos orgánicos en nuestra dieta eliminaremos muchas de las toxinas que acumulamos por los químicos de otros tipos de producción

Alimentos orgánicos

Cada día cada más gente se inclina por la compra de alimentos orgánicos. Vamos a conocer un poco más de ellos.

Se considera que un alimento es orgánico en el caso de las frutas y verduras, cuando en su cultivo no se utilizan fertilizantes, herbicidas o pesticidas químicos ni fertilizantes. Tampoco en la tierra dónde se plantan. Además es obligatoria la rotación de cultivos para fortalecer el suelo. Además no están hechos con alimentos modificados genéticamente.

Para que los alimentos se puedan denominar orgánicos, han de cumplir una serie de requisitos:

  • Si son frutas y verduras, la producción será de cultivos sostenibles
  • Que no se utilicen productos químicos en su producción o fabricación.
  • Que los métodos y las técnicas de producción estén orientados a la obtención de productos más saludables.
  • Estar perfectamente certificados de modo que se garantice a los consumidores su procedencia y fabricación.

Existen cuatro clasificaciones para los alimentos orgánicos según la UE:

  • Los cien por cien orgánicos: son los que carecen de ingredientes no orgánicos.
  • Los orgánicos: el 95 por ciento de sus ingredientes son de origen orgánico.
  • Hechos con productos orgánicos: entre un 50 y un 95 por ciento de sus ingredientes son de origen orgánicos.
  • Orgánicos al 50 por ciento: sólo la mitad de sus ingredientes son orgánicos. En estos casos se debe especificar cuáles de ellos lo son.

Aunque es difícil probar que los alimentos orgánicos ayuden a proteger la salud de quienes los consumen, lo que sí es cierto que al tomarlos estamos dejando de lado las toxinas y elementos químicos que, los alimentos que no lo son, van adquiriendo durante su cultivo o procesado. Del mismo modo, se dejan de consumir los antibióticos que los animales toman.

Cómo identificarlos

Existen etiquetas a nivel nacional y europeo que garantizan la procedencia y la producción de los alimentos. En lo que respecta a los alimentos que no están envasados, como frutas y verduras, desconfía de aquellas que tengan un aspecto y color perfectos. Suelen tener un aspecto y tamaño irregular.

Cuál es la diferencia

Puesto que no han sido modificados en su origen, no se han utilizado con ellos ningún tipo de producto químico, suelen tener un mejor sabor y sobre todo ser más nutritivos y saludables.

El porqué de los productos orgánicos

En agricultura convencional, por ejemplo, sólo se busca la rentabilidad del terreno y de la producción, con un bajo coste y en el menor tiempo posible. Por el contrario, la agricultura orgánica busca el equilibrio y el respeto por el medio ambiente, pensando más en la calidad del producto que en la cantidad. Es un modo de vida alternativo, volviendo al origen de nuestros antepasados para encontrar la calidad.

Además los productos orgánicos tienen mayor calidad y valor nutritivo. Se cultivan respetando los tiempos necesarios de crecimiento, por lo que pueden sintetizar mejor los azúcares y nutrientes. Por tanto tienen mayor porcentaje de vitaminas, minerales y nutrientes, según un estudio elaborado por la revista estadounidense Journal of Agricultural and Food Chemistry en el año 2003.

Garantías

Existen organismos de control que supervisan permanentemente los cultivos e instalaciones donde se cultivan y producen alimentos orgánicos, para verificar que se cumplen todas las normativas.

Otros beneficios

Eliminar las toxinas de la dieta: Los productos químicos que se utilizan en la producción de alimentos llegan a nuestro organismo y son perjudiciales para nuestra salud. Una dieta saludable a base de productos orgánicos garantiza la eliminación de estos elementos en la dieta.

  • No aportación de hormonas ni antibióticos procedentes de los animales de granjas.
  • Las frutas y verduras orgánicas tienen un nivel más alto de antioxidantes (sustancia que previene el cáncer y ayuda a combatir el envejecimiento).
  • Mediante el consumo de estos alimentos contribuirás con un medio ambiente más sostenible y responsable.

Es cierto que en muchas ocasiones los alimentos orgánicos, tienen un coste más elevado (entre un 20 y un cien por cien más caro) que los alimentos convencionales. Pero existen maneras de reducir estos costes y llevar una dieta más sana:

  • Puedes elegir comprar las frutas y verduras a pequeños productores. También debes saber que hay frutas y verduras más expuestas a la contaminación como las cerezas, los melocotones, las fresas, las peras y las manzanas, y verduras como pepinos, espinacas, tomates y pimientos y otros alimentos como los huevos y el arroz.
  • Reduce la cantidad de alimentos procesados, ya sean precocinados o crudos o cocinados, como es el caso de la comida rápida.
  • Come en casa. De este modo sabrás qué comes y la calidad y procedencia de ello. Si tienes que comer fuera de casa, puedes llevar en un tuper.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Etiquetas ecológicas
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado