Cómo ahorrar en 10 pasos

Cómo ahorrar en 10 pasos es una guía indispensable para ahorrar en nuestras compras diarias y llegar mejor al temido "fin de mes". Sigue leyendo

Cómo ahorrar en 10 pasos

Cada vez que enciendes la tele o que sales a la calle, la crisis nos aborda en cualquier esquina. Ahorrar (o gastar menos) se ha convertido en el objetivo de todas las familias. Como nosotras también pesamos como tú, te proponemos diez pasos para poder ahorrar cada día.

PASO 1: No te dejes llevar por las grandes ofertas: en ocasiones las grandes superficies nos tientan con precios reducidos (que al final no lo son tanto), en productos que no sueles utilizar o que apenas usas, y que finalmente terminas comprando porque crees que está muy barato. Además, comprar en exceso puede llevarte a tener que tirar luego porque ha caducado.

PASO 2: Recurre al 3x2 o al 2x1 o a la 2ª unidad al 50 por ciento u ofertas similares: sobre todo de productos no perecederos, como papel higiénico, lavavajillas, detergentes, pañales, toallitas, etc. Puedes hacer acopio de ellos o compartir la oferta con algún familiar. De este modo ahorraréis los dos. Mira siempre el precio unitario del producto con la oferta y no el total. De este modos sabrás si te sale más barato que habitualmente. Si la diferencia son céntimos, valora el ahorro y actúa en consecuencia.

PASO 3: No te dejes llevar por la publicidad. En ocasiones los productos con marcas blancas o menos conocidas, son de igual calidad que los que salen por la tele. Puedes probar los productos de cada supermercado, o algunas marcas más económicas y finalmente decantarte por la que más te gusta. Quizás te sorprendan algunas marcas blancas o menos conocidas (existe un mundo más allá de Danone, Bimbo o Pascual…).

PASO 4: Un menú semanal: elaborando un menú semanal de comidas y cenas te ayudará a elaborar una lista de la compra más enfocada a lo que realmente vas a necesitar. Las listas evitan compras impulsivas y con ella el derroche en el carrito de la compra.

PASO 5: Compra con tranquilidad. No vayas a comprar a última hora antes de que cierren o en hora punta, porque esto puede estresarte y terminarás comprando cualquier cosa con tal de salir pronto del supermercado. Busca un momento a lo largo del día y ve tranquilo. Las mejores horas suelen ser a primera de la mañana y a la hora de comer.

PASO 6: Comprar en grandes cantidades es más barato. Misterios de la vida, pero así es. Si te fijas en los precios sale más económico comprar el bote grande de lo que sea, que el pequeño. Si son productos que normalmente utilizas, no lo dudes. Si por ejemplo abres un bote de tomate frito y no lo gastas todo, ponlo en un tupper en la nevera, o congélalo hasta que lo vuelvas a necesitar. A la larga el ahorro se nota.

PASO 7: No te quedes con el primer sitio. Es decir, no compres en un solo sitio. Lo mejor es comparar los precios de los diferentes supermercados, porque siempre existen diferencias en los mismos productos. Las políticas de algunos supermercados les llevan a tener todos sus productos al menos 1 céntimo más barato que el resto de comercios. No parece demasiado, pero si lo sumas a lo largo del año por todos y cada uno de los productos que compras, al final del año quizás te dé para un pequeño capricho.

PASO 8: Mira la publicidad. Para eso la dejan en tu buzón. Podrás comparar precios sin salir de casa e irás directamente a lo que quieres comprar.

PASO 9: Haz una gran compra. Es decir, haz la compra una vez a la semana, cada quince días o una vez al mes. Pero no vayas cada día a comprar, porque de este modo el gasto se dispara. Al ir cada día al supermercado se incrementan las posibilidades de comprar artículos que no ibas a comprar en un principio. Si haces compras más pensadas y preparadas el gasto final será menor y además aprenderás a apañarte con lo que tienes en casa a la hora de hacer la comida, sustituyendo, quizás unos ingredientes por otros. Verás que no es necesario tener siempre de todo.

PASO 10: A la hora de comprar cualquier producto, mira todo el lineal donde se exponen los mismo productos de diferentes marcas. Lo que los supermercados suelen hacer es poner a la altura de los ojos los productos que a ellos les interesa que compres, que pueden ser los más caros o los de su propia marca. Mira tanto las estanterías altas como las que están más cerca del suelo. Descubrirás como un mismo producto puede variar de precio dependiendo de su posición en la estantería.

Media:
(7/10) 2 votos
Tu nota:
Qué tener en el botiquínTrucos caseros de limpieza
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado