Axilas de cine

¿Quién no quiere tener unas axilas de cine? Bien depiladas, hidratadas... Es mucho más fácil de lo que creemos cuidar nuestras axilas, ¡apunta estos trucos!

Axilas de cine

Quizás es una de esas zonas de tu cuerpo en la que no sueles reparar demasiado. Como toda tú, también esta zona necesita un cuidado especial. Las cremas depilatorias, la cera, los desodorantes… hacen que la piel se vuelva más oscura y tenga un aspecto feo.

Causas

Existen muchos factores que pueden afectar a la coloración de la piel de las axilas. La más frecuente es la acumulación de células muertas y también la más fácil de solucionar. Otras causas son:

  • Predisposición genética.
  • Edad (con el paso de los años, aparecen manchas en la piel).
  • Alergia a algún producto cosmético, sobre todo al desodorante.
  • Infección bacteriana (suele ir acompañada de picor o quemazón).

Si piensas que puedes sufrir alguna alergia, cambia de desodorante. Prueba con otras marcas o con un o de farmacia y comprueba que no se oscurece más la piel de la axila. A partir de ahí podrás empezar a solucionar el problema. Si crees que puede ser una infección, consulta con tu médico.

Consejos

Lo primero que debemos tener en cuenta es cómo tratar esta zona. Al igual que la piel de todo tu cuerpo, las axilas necesitan algo más que depilación y desodorante.

Si te depilas con cera, es mejor que no lo hagas tú misma. Porque sueles darte más tirones de los necesarios para que quede bien y la piel se resiente. Además si este es tu modo habitual de depilación, cada dos semanas pásate una maquinilla de afeitar, para que la piel descanse de la cera y la depilación sea más efectiva la próxima vez.

Si te depilas con una maquinilla eléctrica (ya sea con el cabezal de corte o con el de raíz), es el método más recomendado, ya que la piel no sufre a penas durante de depilación.

Sobre todo hidratación

Puedes aplicarte después de la ducha o de depilarte, la misma crema hidratante que te pones en el resto del cuerpo (o aceite corporal). No pasa nada. No sudarás más, ni tu olor será más fuerte ni le restará eficacia al desodorante. Lo único que debes hacer es esperar un poco una vez aplicada la crema antes de ponerte el desodorante. También puedes elegir un desodorante que te garantice que al tiempo que realiza su función, hidrata la piel de la zona (la marca Dove tiene uno muy bueno).

Evita los desodorantes antitranspirantes, porque evitan la sudoración y estropean la piel. Además cuidado con algunos desodorantes, porque dejan residuos al aplicarlos y estos resecan mucho la piel.

Demasiado tarde

En realidad nunca es demasiado tarde. Si la piel de tus axilas tiene un tono más oscuro que la del resto del cuerpo, puedes solucionarlos con productos cosméticos o fabricando tu propio blanqueante.

Puede probar con crema decolorante (de la que venden en la farmacia en forma de polvos y luego hay que añadirle agua), y mezclar esos polvos con zumo de limón. Te lo aplicas en las axilas y mantén los brazos extendidos hasta que la mezcla se seque. Luego aclara con agua tibia e hidrata. Puedes hacerlo cada semana. Si a esta mezcla le aplicas además miel y avena, será una crema exfoliante. Se procede del mismo modo y puedes hacerlo un par de veces por semana.

El yogur natural con glicerina, aceite de oliva y miel, también es un excelente blanqueante. Se aplica igual que la mezcla anterior, se deja 10 minutos y se aclara con agua tibia. Las cantidades 2 cucharadas de yogur, 2 de glicerina, 1 de aceite de oliva y 1 de zumo de limón.

También existen cremas específicas para aclarar la zona de las axilas, pero no son tan económicas como las que te acabamos de sugerir.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Trucos para maquillarte los ojosUna piel radiante
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado