Cremas con veneno de serpiente

Las cremas con veneno de serpiente que prometen tensar nuestra piel se han puesto de moda, pero ¿llevan realmente veneno de serpiente o es una falacia?

Cremas con veneno de serpiente

Cientos son las cremas que nos prometen la eterna juventud, o si no tanto, al menos retasarla el mayor tiempo posible. Caviar, seda, perla, baba de caracol, aloe vera, y ¿por qué no? veneno de serpiente.

Este producto se puso a la venta en el año 2009 y prometía un efecto botox al tiempo que restituía la piel hundida que producía las arrugas. El veneno procede, en teoría, de una serpiente oriunda de Malasia, en concreto la Tropidolaemus wagleri, cuyo veneno es capaz de bloquear la conexión neuro-muscular (lo mismo que el botox). La realidad es que ninguno de los cosméticos que se comercializan lleva el veneno de esa serpiente, ni de ninguna. Al menos los que se venden legalmente.

Lo que en realidad contienen es una toxina llamada botulínica, que al aplicarla paraliza el músculo facial y lo relaja, atenuando así las arrugas. De hecho que esta toxina procede el botox que se inyecta bajo la piel para eliminar arrugas y líneas de expresión. En concreto la toxina botulínica tipo A.

Expertos dermatólogos y cirujanos plásticos aseguran que la aplicación de este elemento sobre la epidermis, no produce ninguno de los resultados que asegura, que el producto se queda en las capas más superficiales de la piel. Al llegar al músculo habría perdido todo su efecto. De otro modo no es un cosmético, sino un medicamento.

¿Por qué se dice que llevan veneno de serpiente?

Ya sabemos que de veneno de serpiente, nada. Lo que estos cosméticos contienen son un principio activo creado en el laboratorio basado en una proteína que sí que se encuentra en el veneno de la serpiente Tropidolaemus wagleri. El aminoácido creado tiene un efecto flash que hace que se terse la piel instantáneamente, pero con una duración limitada a unas horas. Además a estas cremas se les añaden otros productos para mejorar el aspecto y la calidad de la piel.

Para saber si funcionan las cremas no hay otra opción que probarlas. No todas las pieles responden igual ante los diferentes tratamientos, así que no se puede generalizar diciendo que el producto funciona a las mil maravillas ni que es un fiasco absoluto.

Está claro que aplicar productos que hidraten o nutran la piel es beneficioso y nos aporta un mejor aspecto (de igual modo que lo haces en las manos, pies o el resto del cuerpo). Que esta proteína lo haga más aún, está por ver.

Las marcas y más fiables que ofrecen este producto son:

  • Planet Skin Care Anti-Ageing Moisturiser.
  • Uresim crema con veneno de serpiente.
  • Crema antiarrugas Snake active.
  • Babaria Crema Hidratante SPF-15 Veneno de Serpiente.
  • Babaria Crema antiarrugas Veneno de Serpiente.
  • Armonía veneno de Serpiente efecto lifting.
  • Armonía Bio Crema Veneno de Serpiente Efecto Botox.
  • RideStop Crema Anti-Edad con Veneno de Serpiente.

Su coste, entre los 12 y los 100€. Es recomendable no comprar ninguna de estas cremas por Internet, sin informarse antes de su procedencia, formulación y si es totalmente inocuo para la salud. Muchas marcas de cosméticos que circulan por la red, no han pasado todos los controles de sanidad necesarios.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Mascarillas naturalesTatuajes de henna
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado