Cuidar tu piel en invierno

El invierno es una mala estación para la piel. El frío, entre otras inclemencias, pueden dañarla, por ello te recomendamos cuidar tu piel en inverno

Cuidar tu piel en invierno

Frío, humedad, calefacción, lluvia, otra vez frío. En invierno nuestra piel también sufre. Debes cuidarla tanto o más que en verano. Pon atención y tendrás una piel radiante.

Es importante mantenerla hidratada, frotándola con algún aceite después de la ducha y antes de secarte. El de almendras dulces es muy bueno, y no contiene ningún aditivo. Pero sirve cualquiera. (Para un aporte extra puedes añadir unas gotas de esencia de lavanda en el aceite. Este ayuda a la elasticidad de la piel, además es calmante, restaurativo, purificante, antiséptico y cicatrizante).

Dúchate con agua tibia y un par de veces a la semana utiliza un exfoliante (excepto en la cara y el pecho).

Si no te gusta utilizar aceites, puedes usar cremas hidratantes.

También puedes hidratar la piel desde dentro con una alimentación variada en la que incluyas frutas y verduras. Evita el dulce en exceso.

Las partes del cuerpo que más sufren en invierno son la cara, los labios y las manos.

Cuidar tus labios

Puedes utilizar un bálsamo para labios, de los que venden en la farmacia o en las tiendas especializadas en productos cosméticos (puedes comprarlo incluso con filtro solar).

También puedes utilizar algunos trucos caseros como aplicarte unas gotas de aceite de oliva y extenderla con la yema del dedo antes de irte a dormir o vaselina.

Para que no sufran más de la cuenta, evita mordértelos o pasar la lengua sobre ellos cuando los notes resecos. Además hidrata desde dentro bebiendo al menos dos litros de agua durante el día y tomando alimentos ricos en vitamina C y E.

Cómo cuidar tus manos

Debes tener especial cuidado con ellas y darles un trato especial. Ponte crema hidratante siempre que puedas (sobre todo después de haberlas mojado) y antes de acostarte, mucho mejor, porque de este modo actuará durante más tiempo (puedes usar guantes de algodón para dormir para un efecto más duradero). Utiliza cremas con glicerina si tienes las manos muy secas o agrietadas y una vez a la semana sumérgelas en aceite de oliva o de almendras dulces un poco templado durante aproximadamente una hora. Tus manos y tus uñas lo agradecerán.

Cuidar la piel de la cara

Es la que más expuesta está a las inclemencias del tiempo y a los cambios de temperatura. Para mantenerla sana es importante hidratarla por la mañana y por la noche. Utiliza cremas con filtros solares y que ayuden a mantener la humedad natural de la piel. Aplícate una mascarilla hidratante cada quince días y un serum también hidratante. Ambos te aportaran luminosidad al rostro y suavizarán las arrugas.

Aunque no se vean tanto, debes tratar también con mimo los codos y las rodillas, porque las bajas temperaturas y el roce de la ropa pueden ponerlos rugosos. Para corregir esto, debes masajear las zonas con un exfoliante durante la ducha, en movimientos circulares al menos durante 5 minutos.

Al salir de la ducha haz especial hincapié en estas zonas con la crema hidratante o el aceite que uses para el cuerpo.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Tendencias de maquillaje 2012Celulitis: cómo prevenirla
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado