Teñirse el pelo

A la hora de teñirse el pelo es importante conocer los tipos de tintes que podemos encontrar y adaptar nuestra elección a nuestras necesidades

Teñirse el pelo

Seguro que más de una vez, has elegido un color de tinte y luego no se parecía en nada el color que anunciaba la caja con el resultado final. Quizás sea porque no has elegido pensando en el color real de tu pelo, que tiene mucho que ver. Quizás el tinte no era el indicado.

Hay que tener cuidado al elegir el tinte, porque algunos dañan el cabello y éste se vuelve áspero y opaco, y una vez que se ha dañado el pelo, no se puede reparar y la única solución es cortarlo.

Tintarse el pelo - imagen 3 Si quieres cambiar de tonalidad de pelo, antes de tintarte todo el pelo, prueba en un mechón en la parte de atrás de la cabeza, así verás el resultado final antes de ponerte a ello del todo, y si no te gusta, siempre puedes elegir otro color.

También tienes que tener claro que tipo de coloración quieres, para poder elegir entre los diferentes tipo de tinte que existen:

Tintes tono sobre tono

No aclaran el cabello. Aportan reflejos que se van haciendo más claro con sucesivas aplicaciones. No llevan amoníaco por lo que no estropean tanto el pelo. Va desapareciendo con los lavados. Cubren las canas.

Tintes no permanentes

Se pueden utilizar para oscurecer el pelo, pero no para hacerlos más claros. Tampoco contienen amoníaco ni agua oxigenada. No cubren las canas y el color va desapareciendo poco a poco. A penas daña el cabello.

Tintes permanentes

Estos sí que contienen agua oxigenada y amoníaco, por eso son los que más dañan el cabello (penetran en el córtex del cabello). Con ellos puedes oscurecer o aclarar el cabello de dos a tres tonos. No se van con los lavados. Dañan bastante el pelo, por lo que tienes que extremar su cuidado para que no se abran las puntas y se reseque en exceso.

Tintes vegetales

Están hechos a base de plantas. No contienen productos químicos, por lo que no dañan el cabello. Cubren las canas. Se van con los lavados.

Si ya tienes decidido el color de pelo y no es muy diferente de tu tono, puedes probar a teñírtelo en casa (de castaño oscuro a castaño claro, de rubio oscuro a rubio claro, de castaño a un rojo oscuro…). Puedes comprar el tinte en tu supermercado habitual, en la farmacia o herbolarios (dependiendo del tipo de tinte que quieras). También puedes optar por los tintes que venden en tiendas especializadas en productos de peluquería.

Tintarse el pelo - imagen 2 Para teñirte el pelo en casa, necesitarás unos guantes, una toalla vieja (o una que no te importe que se pueda manchar), y un peine. Aplícate el pelo desde la raíz a las puntas, y después masajea todo el pelo hasta agotar el producto. Sigue las instrucciones del fabricante en lo que refiere al tiempo antes del lavado.

Si vas a teñirte de un color oscuro, corres el riesgo de que se te queden marcas en la piel. Para evitarlo pon un poco de crema hidratante (la que uses normalmente para el cuerpo o las manos), rodeando el contorno de tu pelo; desde la frente hasta la nuca, sin olvidar las orejas. Aplícate el tinte y cuando termines, retira la crema con un algodón. Después aplícate crema de nuevo, por si te queda algún resto.

Si después del lavado te ha quedado alguna mancha, repite con la crema y en último extremo con un algodón empapado en quitaesmaltes de uñas.

Para cualquier cambio radical en el color de tu pelo, mejor acude a la peluquería. Ellos sabrán qué hacer.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Cuida tus uñasLos parabenos
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado