Una piel radiante

Conseguir una piel radiante no está sólo al alcance de aquellas dispuestas a gastar grandes sumas en cremas estéticas. ¡Apunta estas recetas caseras!

Una piel radiante

En ocasiones lucir una piel radiante y sin manchas no es cuestión de costosas cremas. A veces la mejor solución es la que tenemos más a mano.

Manchas en la piel

Si tienes manchas en la piel, prueba con un algodón empapado en agua oxigenada y date unos segundos cada noche sobre la mancha. No se van a la primera, pero con paciencia, en un par de semanas, terminan desapareciendo.

También con yogur natural o con una mezcla de zumo de limón (dos cucharadas), miel (cuatro cucharadas) y leche en polvo (dos cucharadas). Crea una especie de crema, aplícala y déjala actuar durante 20 minutos. Después lávate bien.

Poros abiertos

Existen varios trucos para terminar con este problema que afea tanto la piel:

  • Limón: añádale a tu crema habitual unas gotas de zumo de limón (sólo a la que vayas a ponerte en el momento, no en el tarro de crema), y aplícatelo en forma de mascarilla. Déjalo actuar unos 10 minutos y aclara con abundante agua.
  • Tomate: corta unos tomates en láminas muy finas y aplícalas sobre la zona a tratar. Déjalo actuar unos 10 minutos y aclara con agua muy fría.
  • Clara de huevo: bate la clara de un huevo a punto de nieve y añade una cucharadita de aceite de oliva o de zumo de limón (sin pulpa). Aplícatelo y cuando se seque acláralo con abundante agua tibia.
  • Lechuga: lava unas hojas de lechuga y pásalas por la licuadora. Añade a este zumo de lechuga unas gotas de limón. Guárdalo todo en un recipiente en la nevera y al levantarte y al acostarte, moja un algodón en el zumo y date en las zonas a tratar. Déjalo actuar 10 minutos y aclara con agua muy fría.

Piel grasa

Puedes preparar tus propias cremas para tratar tu piel si es grasa. Te damos tres ejemplos para que elijas el que más te guste.

CREMA DE MIEL: disuelve dos cucharadas de agua con dos de miel (con el agua tibia es más fácil). Añade a la mezcla cuatro cucharadas de glicerina y mezcla hasta obtener una crema suave. Hay que aplicarlo por las mañanas como si fuera una mascarilla. Déjalo 10 minutos y luego aclara con abundante agua.

CREMA DE PEPINOS: licua tres pepinos y luego añádele al zumo de estos una cucharada de cera de abejas (puedes encontrarla en cualquier herbolario) y una cucharada de manteca de cacao. Mételo en el microondas (con la potencia más baja que tenga) unos segundos. Sólo tiene que derretirse. Añádele luego 5 cucharadas de agua destilada y unas gotas de esencia de melisa y bate con un tenedor. Aplícatelo por la mañana y por las noches después de limpiarte muy bien la cara. Puedes conservar la mezcla en la nevera algunos días.

CREMA NATURAL E HIDRATANTE: derrite 50 gramos de lanolina y luego mézclalo con agua de rosas (la medida será la mitad de una taza de café). Déjalo al fuego dos minutos más y retira. Añade entonces dos gramos de alcohol cetílico (sin dejar de remover). Aplícatelo en la cara con un algodón y déjalo actuar 5 minutos. Si ves que te quedan restos en la cara, quítatelo con un algodón limpio un poco húmedo.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Axilas de cineMascarillas naturales
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado