Educar a los niños

Educar a los niños es un tarea continúa que hemos de comenzar desde que son pequeños. Inculcar respeto, tolerancia y buenos modales es fundamental.

Educar a los niños

No hay que esperar a que los niños sean mayores para enseñarles qué hacer y cómo comportarse. Desde pequeños hay que marcarles pautas y corregirles cuando hagan las cosas mal. Hay que tener en cuenta que los niños aprenden por imitación, por lo que aprenderán y se comportarán según lo hagan sus padres y las personas con quienes más se relacionen. De modo que no podemos pretender que un niño pida las cosas por favor o de las gracias si no lo ve como algo habitual en su casa.

Normas básicas de educación

Educar a los niños - imagen 2
  • Los padres pueden explicarle a los niños cuando un comportamiento no es el adecuado cuando lo vea en otra persona. Del mismo modo se le puede explicar qué hacer o cómo han de decirse las cosas.
  • Hay que compensar a los niños por los buenos comportamientos y los buenos modos, y corregirles o hacerles ver las consecuencias negativas que puede tener hacer o decir cosas que no deben.
  • El respeto a sí mismo y a los demás es algo fundamental. Y no se aprende de un día a otro. Es algo que hay que ir trabajando (hay que enseñarles que no hay que insultar a nadie ni levantar la mano a sus mayores. También hay que enseñarles a tratar con respeto a la gente).
  • Si aprende a ser educado en casa, lo será en el colegio y con sus amigos.
  • También hay que enseñarle a ser tolerante y a respetar la opinión de los demás: es importante que aprenda a escuchar lo que los demás quieran decir y a respetarlo aunque su criterio sea diferente.
  • Es igual de importante que aprenda a no burlarse de los demás. Hay que enseñarle que no es divertido ponerles motes a las personas, ni insultar y sobre todo hay que mostrarle la importancia de no juzgar a los demás por su apariencia física o sus limitaciones.

Educar a un niño no es difícil, pero sí un trabajo a tiempo completo. La educación, los buenos modales y el respeto a sí mismo y a los demás es algo que se construye día a día, pero la recompensa vale la pena.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Los padres y la crianzaOtra vuelta al cole
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado