Cómo sobrevivir a la selectividad

Si debes enfrentarte a la selectividad, te ofrecemos algunos consejos para sobrevivir a ella de la mejor forma posible y, sobre todo, con éxito

Cómo sobrevivir a la selectividad

Como cada junio, llega la selectividad y miles de estudiantes de todo el país se preparan para afrontarla. Son unos días duros, de mucho trabajo y concentración.

Para llegar al final de la mejor manera posible, es decir, hacer los exámenes y conseguir la mejor nota, puedes seguir unos sencillos consejos:

  • Estudia a la hora del día que te sea más cómodo, por la mañana, por la noche, de madrugada... Eso sí, procura estar despejada y no tener distracciones
  • Procura que tu lugar de estudio esté bien iluminado y ventilado
  • Duerme y descansa. No estudies durante todo el día. Deja horas para el ocio, para salir o para hacer otras cosas que te gusten. Así llegarás de nuevo a la hora del estudio con la mente despejada
  • Haz descansos durante las horas de estudio. Media hora cada dos. Así no te saturarás
  • Hazte un plan de estudios: qué estudiar cada día y cuántas horas le vas a dedicar. Síguelo y los últimos dale prioridad a lo que lleves más flojo
  • En los descansos, levántate y estira las piernas, habla con tus padres, o con tus amigos, si estudias en grupo
  • Come bien e hidrátate. No consumas demasiados azúcares (como refrescos o zumos envasados). Es preferible que comas frutas entre horas o barritas de cereales, o tomes infusiones. El agua es también un gran aliado

Es importante mantener el cuerpo hidratado y también el nivel de glucosa, ya que la memoria que se necesita en épocas de examen es susceptible a la deshidratación (como también lo es al estrés).

En ocasiones la falta de concentración, la incapacidad para asociar conceptos, o de retener información a corto plazo, los errores semánticos o de razonamientos, se deben a una falta de hidratación de nuestro cuerpo.

Otros síntomas son el cansancio, el dolor de cabeza, la dificultad para concentrarse, dolor o ardor de estómago y, excepcionalmente, la taquicardia.

Mantener unos niveles óptimos de hidratación (con agua, infusiones o zumos naturales) y de glucosa (con frutas o cereales) se hace imprescindible para conseguir el rendimiento óptimo del cerebro.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Estudia online y gratis con los cursos MOOC
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado