Abrir un restaurante

Abrir un restaurante es el sueño de muchas personas. A la hora de comenzar esta gran aventura hay una serie de cosas que tienes que tener en cuenta

Abrir un restaurante

Con los tiempos que corren ser emprendedor es una de las únicas formas de conseguir un empleo. Y si además con ello cumples un sueño, mejor. Si estás pensando en abrir un restaurante o algo similar, hay muchos factores que debes tener en cuenta, antes de embarcarte en esta aventura. Te acompañamos por los puntos más importantes.

- TIEMPO Y PACIENCIA: un restaurante es un negocio que exige mucho tiempo y mucho trabajo. Cuantas más horas le dediques mayor posibilidad de aumentar los beneficios.

- ESTUDIO DE MERCADO: visita la zona dónde te gustaría montar tu negocio. Mira qué tipo de restaurantes existen, la afluencia que tienen, el tipo de comida que sirven, y si lo consideras necesario, realiza encuestas a los vecinos de la zona, para detectar necesidades o carencia en este ámbito, cuánto pagarían por un menú, etc. También es importante que definas el tipo de cliente al que quieres dirigirte. Está claro que cuanto mayor sector de población atraigas menor riesgo para tu negocio.

- DEFINE TU RESTAURANTE: no es lo mismo servir menús de mediodía, que comida rápida o cocina de diseño. Esto debes tenerlo claro antes de abrir tu restaurante. Esto también influirá en la decoración, en la comida que se servirá y en el precio por persona.

- UN ESPACIO PROPIO: es cierto que una buena ubicación lo es todo para un negocio. Pero no todo el mundo puede costear los altos alquileres de estos locales, por lo que es necesario buscar otras alternativas. En este caso, hay que buscar un local con una fácil accesibilidad (cerca del metro, del bus, de un parking), y la publicidad es esencial. El local debe ser un espacio dónde los clientes se sientan cómodos y a gusto, pero también debe contar con el espacio necesario para una cocina en condiciones y un lugar para conservar los alimentos en perfectas condiciones higiénicas (cámara frigorífica, neveras, congeladores, etc.)

- MENOS ES MÁS: es mejor que comiences con un menú pequeño. Demasiados platos dan lugar a mayor cantidad de compra de productos, mayor dedicación y poca especialización. Un menú pequeño puede ayudarte a especializarte en algo concreto. Será muy bueno si la gente te recuerda por algo en concreto y vuelve siempre que le apetezca eso mismo.

- UN PRECIO CORRECTO: no pongas el precio de tus platos a la baja. A la mayoría de la gente no le importa pagar un poco más si la comida es de calidad. Y eso el cliente lo nota. No escatimes a la hora de la compra, dejándote llevar sólo por ofertas. No es la mejor opción si quieres que reconozcan la calidad de tus platos.

- SIEMPRE CALIDAD: si queremos resultados, sólo existe una palabra: calidad. Los productos frescos, variados y en ocasiones exclusivos, pueden hacer que nos distingamos del resto. Del mismo modo dar una imagen de limpieza extrema en cualquier parte del local. Desde la cocina, hasta los baños, pasando por los cristales o las cortinas si las hubiera. Todo es un mismo concepto.

- ELECCIÓN DEL PERSONAL: es necesario elegir un cocinero, ayudantes de cocina, un jefe de sala, un sommelier (si lo consideras oportuno) y unos camareros con experiencia, que sepan cómo tratar al cliente siempre. Es muy importante el trato que reciben los clientes en el local, si es el correcto la gente vuelve.

- TEN EN CUENTA TODOS LOS GASTOS: no sólo tienes que tener en cuenta el coste de los alimentos para poner el precio del menú. En el deben ir incluidos los salarios de todos los trabajadores, los gastos de luz, agua… Si no sabes cómo debes hacer esto, busca ayuda profesional. Evitarás quedarte corto y perder dinero.

- GASTOS EXTRA: puede que te surjan gastos en los que no habías pensado en un principio, así que reserva un poco de dinero para estos inconvenientes.

- INAUGURACIÓN: el día de la apertura del local, haz una fiesta de inauguración. Invita a amigos y que estos inviten a otros y prepara pequeñas muestras de lo que se comerá y se beberá allí. Es una muy buena forma de darte a conocer y de que se conozca tu trabajo.

- SÍEMPRE ÁNIMO: como ya hemos dicho este negocio exige mucha dedicación. En un plazo de seis meses el negocio tendría que despegar y salir adelante, pero si esto no sucede, investiga las posibles causas y busca soluciones: un cambio en el menú, mayor variedad… Adáptate y evoluciona.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Cómo enfrentarte a una entrevista de trabajoReforma Laboral 2012
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado