Cómo enfrentarte a una entrevista de trabajo

¿No sabes cómo enfrentarte a una entrevista de trabajo? No pierdas la calma y sigue nuestros consejos, ante todo debes de estar relajada y ser tú misma

Cómo enfrentarte a una entrevista de trabajo

Para muchos, a pesar de su experiencia laboral o su adecuada formación para un puesto de trabajo, enfrentarse a una entrevista es un gran reto. No te preocupes, enfrentarte a una nueva entrevista te resultará fácil después seguir unos pequeños consejos.

Cómo transcurre una entrevista

  • Presentación: saludos al entrar. Ofrece tu mano, firme y con decisión. Es síntoma de confianza en uno mismo.
  • Toma de contacto: el entrevistador repasará tus conocimientos académicos. Quizás te pregunte por qué elegiste esos y no otros. También puede preguntarte por tus proyectos de cara al futuro, o si has pensado en estudiar algo más.
  • Tu trayectoria laboral: aquí repasará tu experiencia laboral a lo largo de los años, ya sean prácticas, contratos de formación, becas, etc. Sé concreta a la hora de responder, resaltando lo que aprendiste en cada lugar y describe tu experiencia laboral en estas empresas.
  • Tus motivaciones: es importante para el entrevistador conocer tu grado de motivación de cara al nuevo puesto. Tu actitud lo es todo, pudiendo suplir, en ocasiones, la falta de experiencia o de formación.
  • Autocrítica: te pedirán que digas cuales son tus puntos fuertes y tus puntos débiles, así como tu actitud frente a los problemas, tu sinceridad o la seguridad que tienes en ti misma.

Pero tan importante es saber cómo será la entrevista, como saber cómo debes prepararte para ella. Y esto comienza 24 horas antes.

El día anterior a la entrevista

Es importante preparar la entrevista desde el día anterior. Esto no quiere decir que te pongas a ensayas cómo hablarás, ni que montes un teatrillo. Lo que debes plantearte son tus objetivos profesionales: Esto es: ¿por qué has elegido la empresa? ¿cómo te gustaría que se desarrollara tu trayectoria profesional? ¿cuáles son tus aspiraciones?

Puedes también buscar información sobre la empresa: a qué se dedica, dónde trabaja, cuáles son sus competidores, o cualquier cosa que se te ocurra. A muchas empresas les gusta que te hayas tomado la molestia de buscar información acerca de ellos y sus actividades.

En la entrevista, además de repasar tu currículo, puede ser que te hagan algunas pregustas para conocerte un poco más, de tipo:

  • ¿Dónde has visto nuestra oferta de empleo?
  • ¿Qué esperas de la empresa?
  • ¿Te gustaría poder ascender en la empresa?
  • ¿Qué crees que le puedes aportar a la empresa?
  • ¿Has trabajado alguna vez en equipo?
  • ¿Por qué has cambiado de empresa? (Puede ser que hayas trabajado en varios sitios y te pregusten por qué esos continuos cambios).
  • ¿Cuáles son tus mayores cualidades? ¿Y tus mayores defectos?
  • ¿Cuáles son tus aficiones?
  • ¿Tienes hijos?
  • ¿Tienes alguna pregunta? (Esto se refiere a si quieres saber algo más a cerca de la empresa, del salario, del puesto a ocupar, etc.).

También cabe la posibilidad de que te sorprendan con preguntas como ¿te gustan los hombres? De todo hay por ahí.

El día de la entrevista

  • Antes de salir de casa, asegúrate de que sabes llegar al lugar. Hazte con un plano si lo consideras necesario.
  • Sal de casa con la suficiente antelación como para superar cualquier pequeño imprevisto como un atasco, retraso en el transporte público…
  • Sé puntual. O en su defecto llega un poco antes.
  • Selecciona la ropa que te vas a poner con cuidado. Recuerda que debes ir vestido de forma correcta. Ni demasiado informal, ni extravagante ni demasiado elegante. Se trata de una entrevista, no de una boda ni  fiesta.
  • Cuida tu imagen y tu higiene corporal (aunque quizás este punto te parezca obvio, hay gente que no lo tiene tan claro).
  • Prepara un currículo y ponlo en una carpeta para que llegue en buen estado a la entrevista. Seguramente ellos ya tendrán uno allí, pero suelen preguntarte si has llevado uno.
  • Mastica chicle antes de entrar en la entrevista. Conseguirás un aliento fresco.
  • Conoce tu currículo. Sobre todo si no has dicho toda la verdad. Te preguntarán acerca de él y debes tener respuestas para todo.

Durante la entrevista

  • Mantén la mirada al frente. Mira a los ojos a tu entrevistador/a y saluda con un apretón de mano, firme pero sin ser demasiado apretado.
  • Sé natural desde el primer momento. No finjas ser gracioso ni locuaz si no lo eres.
  • Cuida tu expresión corporal: Nada de brazos cruzados, ni de manos en los bolsillos, ni te tocarte el reloj sin parar. Siéntate con la espalda recta, las rodillas juntas y mantente firme durante toda la entrevista.
  • Presta atención a tu entrevistador/a en todo momento, aunque lo que te digan no tenga nada que ver con el puesto. Un momento de desconexión por tu parte puede traducirse en desinterés por el puesto.
  • No preguntes por las vacaciones, ni los días de permisos, ni las pagas extras. Esta es una primera toma de contacto. Si te seleccionan ya habrá tiempo para hablar sobre ello y dejar las cosas claras.
  • Convence a tu entrevistador/a de tus cualidades. De tu valía para el puesto. Seguridad y confianza son la base de muchas cosas.
  • Sé claro y correcto al hablar, pero también preciso. No des más información de la que se te pida. A una pregunta concreta, una respuesta concreta.

Así que para la próxima entrevista, ánimo y suerte.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Recursos en la red para buscar trabajoAbrir un restaurante
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado