Apnea del sueño

Quienes padecen apnea del sueño, no pueden disfrutar de una noche de descanso completa. ¿Qué síntomas tienen quienes la padecen? ¿Qué provoca?

Apnea del sueño

Sabemos de la importancia de dormir bien y descansar. La apnea del sueño impide hacerlo de forma correcta influyendo en la calidad de vida de quien la padece.

Al dormir los músculos que controlan la lengua y el paladar mantienen abiertas las vías respiratorias. Si estos músculos se relajan demasiado las vías respiratorias se estrechan y esto provoca ronquidos y dificultad para respirar. En casos extremos, la vía respiratoria puede quedar bloqueada e impedir la correcta respiración. Esto es lo que se conoce como apnea obstructiva del sueño.

Si esto se prolonga por un periodo de entre 10 segundos y 2 minutos el cerebro se da cuenta de que le falta oxígeno y manda orden para despertarse. Quien padece este trastorno no suele darse cuenta y lo único que nota es que se despierta muy a menudo sin saber por qué.

Los principales síntomas que pueden hacer pensar que la persona padece apnea del sueño son:

  • Sentirse cansado a lo largo del día o quedarse dormida en el trabajo, en el coche o nada más sentarse en cualquier sitio.
  • Roncar muy fuerte, sobre todo si estos ronquidos van acompañados por largos silencios y un jadeo.
  • Estar irritable o padecer estrés.
  • En casos excepcionales, estas personas pueden padecer depresión, problemas sexuales, problemas graves de corazón, pérdida de memoria, dolores de cabeza y deterioro intelectual.

Un 10 por ciento de la población padece apnea del sueño sin saberlo, y esto puede afectar tanto a niños como a mayores y a hombres y mujeres. La mayoría de las veces, son las parejas o los padres de quien la padece quienes se dan cuenta de lo que ocurre. Las principales consecuencias que pueden padecer quien padece apnea del sueño son:

  • Riesgo de insuficiencia cardíaca o de que empeore un problema ya existente.
  • Riesgo de tener la tensión alta, de infarto cerebral, de ataque cardíaco, de obesidad y de diabetes.
  • Riesgo de arritmias.
  • Riesgo de padecer accidentes de tráfico o en el trabajo, debido al cansancio y a la falta de descanso.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Actividades y enfermedades cerebralesDormir bien
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado