Cirugía ocular

Cada vez son más las personas que se deciden a practicarse una cirugía ocular para corregir la miopía, hipermetropía, astigmatismo o presbicia

Cirugía ocular

Para muchos llevar gafas o lentillas a diario es muy molesto o un engorro. Por eso cada vez más gente se decanta por corregir su vista con la cirugía ocular.

Las cirugías oculares más comunes son para corregir errores refractarios como la miopía, el astigmatismo, la hipermetropía y la presbicia. Y otros problemas más serios como glaucoma, retinopatía diabética o el desprendimiento de retina.

Cirugía ocular - imagen 4 Antes de recurrir a la cirugía, necesitas consultar con tu oftalmólogo, que estudiará tu caso. Así podrá informarte de si podrás alcanzar una calidad de visión similar a la que tienes cuando utilizas gafas o lentillas. Puede ocurrir en algunas ocasiones que tras la cirugía, la visión no esté totalmente corregida, pero si los pacientes tienen la graduación muy alta, como puede ser el caso de los miopes, no suelen notarlo. En casos de graduación baja, puede ser que no noten diferencia entre antes y después de la operación.

También hay que saber que en ocasiones una operación no es suficiente para corregir la vista, y es necesaria una segunda intervención u operación de retoque. Normalmente en esta se obtienen los resultados deseados.

Aun así, hay personas que siguen necesitando las gafas para realizar algunas actividades, como por ejemplo conducir por la noche. También existe la posibilidad de tener que utilizar gafas en el futuro, sobre todo si el paciente tenía miopía o hipermetropía y no se había estabilizado la graduación todavía. Esto se debe a que el ojo se ha operado demasiado pronto.

Y todas la personas, independientemente de que la operación sea un éxito, tendrá que llevar gafas para la presbicia, porque no tiene nada que ver con otro tipo de error refractario.

A pesar de todo esto, y tras un estudio hecho en EEUU:

  • Un 73% de las personas que se han operado se arrepienten de no haberlo hecho antes.
  • Un 85% piensan que ha mejorado su calidad de vida después de la operación.
  • Un 93% están muy satisfechos con el resultado obtenido.
  • Un 87% dicen que la operación ha igualado o superado sus expectativas.

Riesgos de la cirugía láser de ojos

Cirugía ocular - imagen 3 También existen complicaciones que se desprenden de la cirugía láser. Antes de cualquier intervención, debes informarte de las posibles complicaciones que pueden derivar de ella y debes firmar un consentimiento para hacer la intervención.

Los efectos secundarios más comunes son:

  • El ojo seco. Consiste en la dificultad y la imposibilidad de lubricar el ojo o de producir lágrimas.
  • Puede ser que el ajuste no sea el correcto y que no se alcance la visión esperada. Normalmente esto se soluciona volviendo a intervenir.
  • Resplandor o halos nocturnos, o destellos inesperados o sensación de encandilamiento.
  • Mala visión con luz tenue. Se pierde la sensibilidad para distinguir objetos lejanos.
  • Y en un extremo menos probable, algo conocido como Queratitis Lamelar Difusa, que consiste en que cuerpos extraños quedan atrapados detrás del colgajo cornal, y el paciente tiene dolor y molestias.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
TriptófanoActividades y enfermedades cerebrales
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado