Corrección ocular sin cirugía

Si no quieres someterte a cirugía para olvidarte de gafas y lentillas, hay un método de corrección ocultar sin cirugía que puedes probar: Orto-K

Corrección ocular sin cirugía

Lo más probable es que te quieras deshacer de tus gafas para siempre, pero quizás tengas miedo a someterte a la intervención láser que se utiliza para ello.

Debes saber que existe una alternativa a esto. Se llama Orto-K, y corrige la miopía y el astigmatismo (también es conocida esta técnica con los nombres de ortoqueratología o terapia refractiva corneal).

Este tratamiento consiste en unas lentes personalizadas que corrigen la forma de la córnea durante la noche. Así cada mañana podrás disfrutar de una visión normal sin necesidad de las gafas o de las lentillas habituales.

<
p>Corrección ocular sin cirugía - imagen 2 Esta técnica se utiliza desde los años 60, aunque la técnica ha avanzado mucho desde entonces, al desarrollar nuevos materiales para las lentillas más permeables que permite un uso más cómodo. Los resultados se notan desde el primer día, aunque la corrección total tarda todavía unos meses, por lo que durante este tiempo se debe acudir a revisiones periódicas. Orto-K personaliza las lentillas adecuándolas a cada necesidad, para que la corrección sea efectiva.

Esta técnica la puede utilizar cualquiera, desde deportistas, hasta niños y jóvenes. También pueden corregir su visión con estas lentillas quienes sienten molestias con las lentillas blandas.

Si quieres corregir tu visión sin recurrir al láser, los pasos a seguir son muy sencillos:

  • Busca un especialista que te asesore y te diga si puedes corregir tu visión por este método.
  • Una vez que tu especialista haya valorado tu caso, te hará una revisión y te pedirá unas lentillas adaptadas a tu ojo.
  • Harás unas pruebas de adaptación. Y si todo va bien, comenzarás con la corrección.
  • A partir de ahí sólo tendrás que ir regularmente a las revisiones para comprobar tus avances.

Corrección ocular sin cirugía - imagen 3 Las principales ventajas de la técnica son:

  • No tiene complicaciones, en contra de lo que puede ocurrir con la cirugía refractaria.
  • No hay límite de edad.
  • Es estable mientras se utiliza.
  • Al no utilizar láser, no se hacen cortes ni se debilita la córnea.
  • Evita que las dioptrías se estabilicen y que no aumente la miopía.
  • Es más económico.

Desventajas:

  • Es reversible. Cuando dejas de utilizar las lentes, la córnea recupera su antigua forma, de modo que necesitarás de nuevo utilizar gafas o lentillas.
  • Durante algún tiempo llevarás lentillas durante el día y durante la noche, lo que aumenta el riesgo de padecer conjuntivitis u otras infecciones en los ojos.

Media:
(8/10) 1 voto
Tu nota:
EpilepsiaAntiobióticos
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado