Fluoxetina

La fluoxetina, mayoritariamente conocida por la marca de productos Prozac, ayuda en casos de depresión, trastornos obsesivos, bulimia e incluso alcoholismo

Fluoxetina

Este nombre quizás no te suena de nada, pero si decimos Prozac, ¿a que si te suena? Es uno de los antidepresivos más conocidos a nivel mundial.

En realidad, su función es la de inhibir la recaptación de serotonina (es decir, eleva las concentraciones de serotonina a nivel), y está indicada en casos de depresión, trastorno obsesivo-compulsivo, bulimia nerviosa, ataques de pánico y ocasionalmente en casos de alcoholismo, migrañas, trastornos por déficit de atención, obesidad, migrañas, fobias concretas, narcolepsia o síndrome de Tourette (entre otras enfermedades). Recientemente se ha descubierto que la fluoxetina tiene efectos antivirales, en concreto frente a 62 entorovirus.

Sus efectos, no se hacen ver inmediatamente, sino que tardan entre 2 y 4 semanas en aparecer. La fluoxetina, no es un medicamento que haya que tomarse a la ligera. Ha de recetarlo un médico y deben evitarlo mujeres embarazadas o en periodo de lactancia, diabetes, epilepsia, infarto reciente, arritmias, enfermedades del hígado o del riñón, si se toma alcohol o si se maneja maquinaria pesada.

Efectos secundarios el Prozac

Los principales efectos secundarios son:

  • Somnolencia y confusión
  • Reacciones alérgicas en la piel
  • Sequedad en la boca
  • Dependencia
  • Dolor de cabeza
  • Nauseas
  • Ansiedad, temblores incontrolables de alguna parte del cuerpo
  • Pérdida del apetito y de peso
  • Fiebre
  • Debilidad muscular
  • Diarrea
  • Cambios en el deseo o la capacidad sexual
  • Sudoración excesiva

Aunque el efecto secundario más peligroso que se ha dado, sobre todo en niños y jóvenes (hasta los 24 años), es la tendencia suicida. Estudios clínicos realizados en estos grupos para tratar la depresión y otras enfermedades mentales, han derivado en estas tendencias y la apatía por la vida en general. Los expertos no conocen la magnitud real de estos riesgos y deberá de valorar la viabilidad de recetar o no este medicamento.

Estos efectos secundarios, pueden extenderse también en pacientes mayores de 24 años, desarrollando las mismas tendencias suicidas, un empeoramiento de la depresión, tendencia a la auto-lesión, preocupación extrema, ataques de pánico, trastornos del sueño, excitación nerviosa, irritabilidad o agresividad. Si estás tomando fluoxetina y sientes alguno de estos efectos secundarios, ponlo en conocimiento de tu médico lo antes posible.

Otros de los efectos secundarios, conocidos como graves son:

  • Inflamación de la cara, la garganta, la lengua, los labios, los ojos, las manos, los pies, los tobillos o las pantorrillas.
  • Dificultad para respirar o tragar.
  • Confusión, latidos cardíacos rápidos o irregulares.
  • Rigidez muscular intensa.
  • Ver cosas o escuchar voces que no existen (alucinaciones).
  • Convulsiones.

Especial cuidado en el embarazo y la lactancia

Se desconocen todos los efectos que pueden tener en los fetos, aunque sí se sabe que aumenta el riesgo de malformaciones coronarias. En el caso de la lactancia, la fluoxetina pasa a la leche en cantidades significativas, con lo que se recomienda su suspensión o en su defecto la suspensión del tratamiento.

  • Nombres comerciales: Adofen®, Prozac®, Luramon®, Reneuron®. También existe la fluoxetina genérica.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
DopaminaTriptófano
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado