Tanorexia: adicción a tomar el sol

Las personas con adicción a tomar el sol padecen tanorexia, una enfermedad real con la que hay que tener mucho cuidado para no acabar con cáncer de piel

Tanorexia: adicción a tomar el sol

A todos nos gusta estar morenos, pero si este es el centro de tu vida, en una obsesión, tienes tanorexia.

La tanorexia es una enfermedad poco diagnosticada pero cada año la sufren más personas. Quizás se deba a que un estudio norteamericano llevado a cabo en la Universidad Wake Forest en Carolina del Norte asevera que al broncearnos el cuerpo libera endorfinas en la corriente sanguínea. Las personas que toman el sol frecuentemente, pueden desarrollar adicción a este sentimiento de satisfacción.

Sus síntomas son claros:

  • Irritabilidad o mal humor los días en que no pueden tomar el sol.
  • Ansiedad por no perder el moreno.
  • Distorsión de la realidad en lo que concierne al propio cuerpo.

Y es que las personas que padecen este trastorno siempre se ven blancos, no importa cuánto sol hayan tomado ni lo morenos que estén. Los días en que no pueden tomar el sol, buscan una cabina de rayos UVA.

Tampoco son conscientes, o no quieren serlo, de los problemas que entrañan las exposiciones prolongadas al sol y las radiaciones de rayos UVA. De hecho la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), advierte que siete u ocho minutos de exposición en una cabina, equivale a estar un día entero bajo el sol. Estas personas, durante el invierno, suelen ir al menos un par de veces por semana, lo que al final resulta “demasiada radiación”. Así los casos de cáncer de piel, se multiplican, como el riesgo de manchas o melanomas.

Consecuencias de la tanorexia

Las menos importantes, son el envejecimiento prematuro de la piel, el aumento de las arrugas y manchas, cataratas y queratosis solar. La más grave, el cáncer de piel.

Los expertos aseguran que cada año el cáncer de piel aumenta en un 10 por ciento, y esto se debe a las exposiciones prolongadas al sol. Los datos en España no son mucho más alentadores. Cada año se revelan 4.000 nuevos casos de melanoma, con un 90 por ciento de mortandad.

Las quemaduras en la piel sufridas a los 20 años se transforman en melanoma a partir de los 40. Además 1 de cada 5 personas mayores de 70 años, padecerá un cáncer de piel. La AEVD considera este tipo de cáncer la epidemia del siglo XXI porque la tendencia prevé que los casos se tripliquen en 2020. Lo peor es que, aunque se puede curar en el cien por cien de los casos,  muchas veces se llega demasiado tarde.

Diagnóstico precoz del melanoma

Lo mejor es visitar al dermatólogo regularmente si tienes muchas pecas o manchas en la piel, para que te haga un seguimiento.

Pero también es muy importante la autoexploración. Las cuatro reglas básicas difundidas por la AEDV son:

  1. Observar si los lunares son asimétricos. Éstos tienen más probabilidades de convertirse en un melanoma.
  2. Ver si los bordes son irregulares.
  3. Ver si tienen un color o diferentes tonalidades. Los malignos suelen tener varias.
  4. El diámetro ha de ser menor de 6 milímetros. Si es mayor, hay que observarlo a ver si cambia de color, tamaño o forma.

Cómo tomar el sol

Como ya hemos dicho, no es recomendable en absoluto una exposición prolongada al sol. Pero para hacerlo correctamente, puedes seguir los siguientes pasos:

  • Utilizar un protector solar adecuado, pero no aplicarlo media hora antes de tomar el sol, como suelen decir, sino nada más llegar. La AEDV, asegura que los diez primeros minutos de sol que recibimos son beneficiosos para la piel y para producir vitamina D.
  • Proteger la cabeza y los ojos del sol con gorros, gorras o gafas.
  • Utiliza protectores labiales, para evitar sequedad, quemaduras o irritación.
  • Los niños y ancianos son un colectivo más vulnerable.
  • Restringir la exposición al sol entre las 12 y las 17 horas, porque son las de mayor riesgo
  • Beber mucha agua y comer fruta durante el periodo de exposición al sol para evitar deshidratarse.
  • Evita llevar maquillaje o perfume cuando vayas a tomar el sol, puede irritarte la piel.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
MelatoninaTiroxina
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado