TDAH en adolescentes

Aunque es más raro, el trastorno de la atención e hiperactividad, TDAH, también puede darse en adolescentes e incluso trasladarse a su edad adulta

TDAH en adolescentes

El diagnóstico de TDHA en la adolescencia se da en muy raras ocasiones. Sobre todo porque durante muchos años se pensaba que el TDAH desaparecía en la adolescencia. Según con los últimos estudios entre un 30 y un 80 % de los niños a los que se les diagnostica el trastorno en su infancia, continúan con los mismos síntomas en la adolescencia y más del 50 % lo siguen teniendo cuando son adultos.

En el caso de la hiperactividad suele mantenerse en la adolescencia, sobre todo los síntomas relacionados con el déficit de atención y la impulsividad. Un adolescente impulsivo tiene más probabilidades de implicarse en conductas de riesgo (temas de drogas, peleas…). De hecho los niños que llegan a la adolescencia sin un diagnóstico y un tratamiento, tienen más probabilidades de tener problemas de drogas o alcohol, con sus parejas, en la conducción, etc. que aquellos que no tienen TDAH.

Muchos de estos adolescentes acaban desarrollando conductas de abuso y dependencia de sustancias tóxicas en la edad adulta.

El problema de un adolescente que no ha sido diagnosticado es que lo más seguro es que fracasará en sus estudios, aunque sean muy inteligentes. Este fracaso le puede llevar a que su autoestima se venga abajo, también en la edad adulta.

Uno de los principales problemas de niños o adolescentes con TDAH, es que no suelen ser tratados en la escuela, y lo único que hacen por ellos es una adaptación curricular, o quizás repetirán curso por no estar a la altura de sus compañeros. Las notas bajas, tanto a nivel académico, como en test de personalidad o de habilidades, se deben a su déficit de atención y de concentración durante las pruebas. Estos niños tienen dificultades para aprobar o contestar correctamente porque les cuesta concentrarse en los que están haciendo, y contestan de forma precipitada, para terminar rápido. O simplemente dejan las preguntas en blanco para evitar concentrarse en ellas.

Otras de las consecuencias del TDHA en los adolescentes, es que suelen pelearse con sus compañeros, no por agresividad, más bien por impulsividad, por incapacidad de seguir el juego o sus reglas. En ocasiones se sienten rechazados por los otros compañeros, o por los profesores, que los ponen en sitios de la clase donde “no molesten” y dónde ellos se sienten desplazados.

En lo que concierne al ámbito familiar, para los padres es muy difícil convivir con estos niños. Necesitan toda su atención, son dependientes y desobedientes. Esto hace que todos los intentos por educarlos, se vean frustrados por los padres, lo cual crea más impotencia y frustración y la mayoría dejan de hacerles casos a los hijos. Así los problemas se engrandecen y persisten a lo largo del tiempo.

En los adolescentes con inatención, lo más común es que terminen repitiendo curso, debido a su incapacidad para prestar atención en clase. Si no se trata el problema como se debe, esto sucederá año tras año, con lo que su autoestima se verá seriamente dañada y esto, prolongado en el tiempo, puede convertirse en una depresión o en ansiedad continuada. Además, todo esto, puede causar también rechazo de los demás niños.

Las familias con niños con TDHA, muestras unos patrones similares, como:

  • Alto porcentaje de separaciones y divorcios.
  • Vida social reducida (terminan por relacionarse sólo con la familia, o un círculo de amigos muy reducido, debido a los trastornos que los niños causan cuando están con otras personas). Esto les lleva a sentirse solos.
  • Altos niveles de estrés.
  • Síntomas depresivos, sobre todo en las madres.

Todo esto hace que sea de gran importancia un diagnóstico precoz, para disminuir en el mayor grado posible los efectos del TDHA.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Dormir bienEpilepsia
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado