Dormir con tu bebé

¿Quieres dormir con tu bebé y no sabes si podría ser perjudicial para el pequeño? Te presentamos 'pros' y 'contras' de dormir con tu bebé. Sigue leyendo...

Dormir con tu bebé

Es un placer despertarte con tu bebé a tu lado, pero no todos los pediatras están de acuerdo con esta práctica. De hecho, las diferentes vertientes están muy marcadas. No hay punto medio.

En contra

  • Puede ser peligroso para ellos: Desde el Síndrome de Muerte Súbita del Lactante (SMSL), hasta asfixia por quedar atrapado entre el colchón y el cabezal o los pies de la cama, o aplastado por los padres.
  • Los bebés que duermen con sus padres, serán niños que no entenderán el concepto de privacidad. Hay que enseñarles desde una edad temprana que todos han de tener una intimidad.
  • Confunde sus ciclos de sueño, haciendo que descanse menos por las noches y no duerma las horas que necesita.
  • Serán niños inmaduros y dependientes de sus padres.
  • Puede crear dependencia y hacer que posteriormente (cuando se les intente pasar a la cama) sufran miedos y pesadillas por la separación.
  • Retrasará su desarrollo de individualidad.

A favor

  • Fomenta la lactancia materna, y hace que las tomas nocturnas sean más cómodas para la madre.
  • Sincroniza los ciclos de sueño entre los bebés y las madres. También ayuda a los bebés a conciliar el sueño más rápidamente por las noches. Las tomas son más cortas, por lo que las horas de sueño se alargan y el bebé duerme más.
  • Ayuda a que los padres que han de estar separados de los bebés durante el día recuperen la proximidad y la cercanía.
  • Los fallecimientos por SMSL han sido por causas ajenas a aplastamientos de los padres. En China, dónde dormir con los padres es algo habitual, apenas hay muertes por SMSL, de hecho ni siquiera existe un nombre para ello.

De todos modos, la decisión está en tus manos, y si decides que la mejor opción para los dos, tres (o más) es dormir juntos, puedes seguir unos sencillos consejos para que todo vaya bien, como, poner a dormir al bebé boca arriba o de lado, para reducir el riesgo de asfixia del bebé, evita que tenga cerca almohadas o cualquier objeto mullido con el que pueda enrollarse o no dejarlo dormir solo.

Otra de las opciones es que el bebé duerma en su cuna, al lado de tu cama, así eliminarás el riesgo de aplastamiento y de asfixia. De este modo también tendrás la cercanía que necesitas y a la hora de levantarte para darle el pecho o el biberón a tu bebé, te será más cómodo.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Crear vínculos afectivos desde el embarazo
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado