El planeta entra en déficit

A la velocidad que consumimos recursos del planeta, podemos decir que el planeta está en déficit: gastamos más de lo que se renueva cada año

El planeta entra en déficit

Seguro que has escuchado en la televisión que el pasado 22 de agosto de 2012, el planeta entraba en déficit. Pero, ¿somos conscientes de lo que realmente supone eso? ¿Es reversible?

El concepto es claro. En sólo 8 meses se han terminado las reservas de todo el año. Es como si hicieras la compra para todo el mes y se te acabara en dos días, con la diferencia de que no vas a poder salir a comprar más. Y tal como está sucediendo con la economía actual, estamos viviendo de prestado. Consumiendo recursos que no tenemos, o que no deberíamos utilizar.

Pero vivir por encima de las posibilidades de nuestro planeta es incluso peor que hacerlo por encima de las financieras. Explotar los recurso de forma masiva hace que se acelere el efecto invernadero y con ello se acelera la pérdida de biodiversidad, lo que hace que aumenten las plagas y con ello la escasez de alimentos.

Pero también se acelera el consumo de los recursos naturales, como son el agua, la madera o el petróleo.

Del mismo modo, la capacidad que tiene la tierra de reciclar el aire de sustancias contaminantes y proveerlo de nutrientes necesarios para la vida, también es limitado. Si aumenta el CO2 en la atmósfera, causará un cambio climático, por lo que comenzarán sequías, inundaciones, etc. Y una muestra de ello ya está en marcha, según podemos ver casi a diario en las noticias.

Si no hacemos nada por cambiar nuestro modo de vida y nuestra forma de consumir, dentro de poco la tierra se agotará y dejarán de ser suficientes los recursos naturales. Y es que actualmente estamos consumiendo las reservas de un planeta y medio (eso por lo que respecta a Europa. Si el estilo de vida se asemejara al de Estados Unidos, serían necesarios los recursos de 5 planetas para abastecernos). Y cada vez la tierra necesita más tiempo para recuperarse y producir, así que es la pescadilla que se muerde la cola.

Qué puedes hacer tú

No depende sólo de ti que las cosas mejoren, pero sí eres una pieza importante en este juego. Pon en marcha todas aquellas acciones que escuchaste alguna vez para ayudar a mejorar tu planeta y a dejar menos huella en el medio ambiente.

Cómo generar menos residuos

  • Compra menos alimentos envasados. Evita las bandejas de poliuretano, las verduras en bolsas de plástico, o incluso el pan. No uses bolsas de plástico para la compra. Utiliza las reutilizables, las orgánicas…
  • Utiliza bombillas de bajo consumo y apaga las luces cuando salgas de las habitaciones.
  • No es necesario poner el aire acondicionado a 20 grados. En ocasiones tenerlo a 26º es suficiente si vas a estar sentado viendo la tele o leyendo. Hay que estar fresco, no helado.
  • Evita el agua embotellada. Puedes comprar una jarra de las que purifican el agua, un sistema de osmosis o contratar un servicio de agua con bidones reutilizables.
  • Recicla. Siempre. Sin ninguna excusa o pretexto. A pesar de lo lejos que estén los contenedores o de la “ecotasa” que pueda cobrarte tu ayuntamiento.
  • El aceite usado no se tira por el desagüe. Existen contenedores especiales para su tratamiento.
  • Recicla tus medicamentos caducados o los que ya no uses. Llévalos a la farmacia.
  • Reutiliza el papel que hayas usado por una cara. Puedes hacer blocs de notas para hacer la lista de la compra, o para anotar algo cuando lo necesites.
  • Rellena los cartuchos de tinta de la impresora. Es más económico y evitar tirar más envases a la basura.
  • Si tomas agua o café en el trabajo, utiliza una taza o vaso de los de toda la vida, en lugar de los de plástico o papel.
  • Utiliza pilas recargables.
  • Compra productos ecológicos. Éstos garantizan que en su producción se han minimizado el impacto ambiental.
  • No tires la comida. Cocina siempre las raciones justas, o si te salen de más congélala para otro día.
  • ¿Tienes un jardín? Perfecto. Fabrica tu propio compost. De este modo tendrás abono natural sin químicos y reducirás los residuos orgánicos que tiras a la basura.
  • Dona la ropa que ya no quieras. No la tires a la basura.
  • Deposita muebles o aparatos electrónicos que ya no utilices en los lugares destinados para ello.

Estos son sólo algunos consejos. Puedes imaginar tú otros y llevar a cabo, junto a tu familia, tu proyecto personal para ayudar a nuestro planeta.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Principios del Feng-Shui23 de junio, noche de San Juan
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado