Bonsáis

Una de las plantas de interior que podemos cuidar en casa son los bonsáis, pero debemos saber qué cuidados especiales de agua, luz y poda necesitan

Bonsáis

El origen de los bonsáis es China y no Japón como se suele creer. Los primeros datos que existen de ellos datan del año 2.000 a.C y junto con los egipcios y los turcos son los primeros que se dedicaron al cultivo de plantas ornamentales.

Bonsáis - imagen 2 Las principales características que ha de tener un bonsái son:

  • Que su tronco sea atractivo a la vista. Debe levantarse de forma gradual, creando formas retorcidas a su paso. Además de un color bonito, al igual que sus hojas.
  • Sus raíces deben sobresalir de la bandeja (maceta), tanto como sea posible.
  • Las ramas deben distribuirse de forma regular alrededor de todo el tronco e ir disminuyendo conforme gana altura, hasta terminar prácticamente en punta.
  • Debe ofrecer sensación de profundidad. Esto se obtiene dejando menos ramas en la parte frontal que en la trasera.
  • Ha de tener un aspecto impoluto, sin manchas, ni hojas estropeadas o secas.
  • El árbol y su recipiente han de complementarse en forma y color.

Cómo cultivar bonsái

Bonsáis - imagen 4 Los bonsáis no se hacen a partir de semillas, sino mediante técnicas de poda, pero sí que necesitamos una semilla para comenzar. Algunas de las que mejor se reproducen en semillero son: manzanos silvestres, pinos negros, arce japonés, hayas, castaños de indias o almendros entre otros.

Cuando la semilla germina, se escogen los planteles más sanos y se trasplantan a macetas normales, para que crezcan y se desarrollen.

Si se decide hacer mediante esquejes de planta de hoja caduca, como chopos, sauces, membrillos o rosas, existen dos tipos de esqueje:

  • De madera madura: Son los que se cogen desde otoño hasta mediados de primavera y se han producido ese año. Son leñosos y más gruesos.
  • De madera tierna: Son los que se producen en el periodo de crecimiento actual y están tiernas. Se cogen a principios de verano.

Para preparar los esquejes, se les quitan las hojas de la parte inferior y se introduce el esqueje en un polvo hormonal de enraizamiento y se coloca en la maceta ya preparada. Ha de eliminarse el brote terminal para ayudar a que aparezcan nuevas yemas. Debes proporcionarle un ambiente húmedo. También puedes empezar con tu bonsái mediante esquejes.

Bonsáis - imagen 3

Formas más comunes de bonsáis

  • De un solo tronco
  • De tronco múltiple
  • Estilo grupo de árboles

Cuidados básicos del bonsái

Las necesidades de los bonsáis son las mismas que para cualquier tipo de planta o árbol: agua, luz, buena tierra, aire y abono. Esto quiere decir, que se deben regar con regularidad, sin llegar a encharcar la tierra para evitar la aparición de plagas y hongos. No hay que exponerlos a la luz directa del sol, es mejor en un lugar bien iluminado, en el que le dé un poco el sol, pero no demasiadas horas para evitar que se le quemen las hojas.

En contra de lo que se suele creer, los bonsáis no necesitan poca agua y pocos nutrientes. Son plantas y necesitan de esto para poder crecer y desarrollarse. Abónalos, en pequeñas cantidades, de forma regular, aportándole elementos básicos como nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, azufre y magnesio, hierro, manganeso, cobre y boro.

Media:
(8/10) 1 voto
Tu nota:
Plantas para el jardín: las rosasHierbas aromáticas en casa
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado