Cuidados del césped, parte 2

Segunda parte de nuestro manual de cuidados para el césped. Aprende cuáles son las mejores técnicas para recebar y para la resiembra aquí, en Embajadoras

Cuidados del césped, parte 2

Continuando con los cuidados recomendados para el césped:

Recebar césped

Consiste en aportarle al césped una fina capa de arena y/o mantillo o turba. Esto es necesario después del aireado o el escarificado. A la vez, se hace una resiembra si fuese necesario, de este modo, las semillas quedan debajo de la capa de recebo. El recebo se puede poner sobre todo el césped o si has utilizado un sacabocados para airearlo, puedes rellenar los huecos con él.

Cuándo resembrar el césped

Es necesaria una resiembra en zonas donde aparecen calvas, o simplemente son menos tupidas que en el resto de la parcela. Las calvas pueden aparecer por falta de riego, por hongos o insectos, por malas hierbas o por ser una zona de mucho tránsito.

Si la zona que hay que resembrar tiene menos de la mitad de césped que el resto, es mejor quitarlo todo y plantarlo de nuevo. Puedes comprar las semillas de la misma especie que tenía o de otra, eso es a tu elección. En las tiendas especializadas vendes unos paquetes preparados que llevan todo tipo de semillas de césped (recreo, ornamental, de uso deportivo, de climas secos y para sombra).

También existen unas semillas que no son necesarias enterrarlas cuando las plantas, vienen recubiertas con una capa protectora que también las nutre de igual modo que si estuvieran enterradas.

Antes de resembrar, comprueba cuál es la causa de que algunas zonas presenten calvas, y toma las medidas oportunas para que no se vuelva a repetir.

Es conveniente resembrar en otoño así, en primavera, el césped, tendrá unas raíces fuertes que le permitirán resistir el calor del verano mucho mejor. Es conveniente no resembrar en estaciones de calor.

Después sigue estas pautas:

  • Limpia el terreno de restos de raíces y hojas secas.
  • Pasa el rastrillo y mezcla la tierra con mantillo y nivela la tierra.
  • Esparce la semilla y cúbrela con una fina capa de tierra y rastrilla para que se quede bien enterrada.
  • Vuelve a alisar y presiónala suavemente. Así evitarás que los pájaros se coman las semillas. Riega como una lluvia fina de 2 a 4 veces al día, procurando que no se encharque, hasta que las semillas germinen.
  • Cuando el nuevo césped alcance unos 2 cm ve disminuyendo la frecuencia del riego, al tiempo que aumentas la cantidad de agua en cada uno de ellos.
  • Una de las variedades más indicadas para hacer la resiembra es la ray grass, porque es resistente a las inclemencias del tiempo y además germina muy rápidamente.

Si no pudiste hacer la resiembra en la estación indicada, puedes optar por instalar tepes. De este modo disfrutarás del césped en pocos días. Los tepes son rollos de césped extraídos de las plantaciones dónde han crecido y listos para plantar en los jardines.

Recuerda las pautas que debes seguir para que tu césped esté siempre en un estado óptimo:

  1. Siega
  2. Escarifica
  3. Resiembra
  4. Receba
  5. Fertiliza
  6. Riega
  7. Aplica plaguicidas o herbicidas si fuese necesario.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Plantas de exteriorCuidados del césped
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado