Medicina tradicional china

La medicina tradicional china se basa en el Yin y Yang y tiene en cuenta el estado emocional de los pacientes, como un actor más dentro del problema

Medicina tradicional china

Sus fundamentos se basan en la teoría del Yin y el Yang, según la cual la materia de la que están formados los seres vivos, es el Yin y las funciones vitales de estos seres son el Yang. Del mismo modo el Yin se refiere al aspecto femenino, pasivo y recesivo de la naturaleza y al Yang pertenece la parte masculina, activa y dominante.

La medicina tradicional china tiene en cuenta el entorno de la persona para tratar las enfermedades, la estación de año, el cambio del tiempo, cualquier cosa puede influir en el organismo de las personas y causar enfermedades. Además, tiene en cuenta el estado emocional de la persona a tratar, pues éste también puede influir en el estado de salud.

El punto de partida en este tipo de doctrina, es que el universo y toda forma de vida que lo habita se mueven debido a una energía vital denominada Qi. Es la sustancia primogénita del organismo del universo, que habita en la totalidad del cosmos. El Qi, recorre el cuerpo de la persona, a la vez que lo envuelve. La enfermedad aparece cuando el Qi se altera y el Yin Yang sufre un desequilibrio.

Podemos explicar esto mismo desde el punto de vista occidental. La medicina convencional (o tradicional), defiende que cuando en el organismo se produce la ruptura de algún enlace químico de las moléculas de los alimentos, que son los que nos proporcionan la energía necesaria para que el cuerpo funcione correctamente, el organismo no puede llevar a cabo sus funciones normalmente, de modo que enferma. La energía que liberan las células del cuerpo para su funcionamiento, es lo que la medicina tradicional china denomina el Qi. Son dos puntos de vista bastante similares.

Antes de prescribir una terapia adecuada a la enfermedad, el médico busca la naturaleza de la enfermedad y la posible causa. Así se asegura que la terapia a aplicar es la más adecuada para cada paciente. Si atendiendo a los problemas del paciente se aplica el diagnóstico adecuado, la curación será más rápida. De este diagnóstico se obtiene información como dónde está alojada la enfermedad, su fuerza en relación con la resistencia del cuerpo, el comportamiento y la evolución.

Principales terapias

  • La acupuntura: consiste en la aplicación de agujas muy finas en puntos concretos de cuerpo, dependiendo de la enfermedad a tratar. Estos puntos están cargados de energía y a través de ellos fluye el Qi. Con la inserción de las agujas se estimula esta energía, para promover la curación.
  • Fitoterapia china: trata estados patológicos o alteraciones fisiológicas mediante el uso de plantas medicinales. El uso de esta planta siguen las mismas premisas que el resto de la medicina tradicional china, es decir el Yin y el Yang.
  • Tui na (masaje chino): mediante masajes se regula la energía que circula por el organismo. Se recomienda cuando el paciente presenta dolores musculares, contracturas, etc. Esto es debido a que la energía no fluye. Mediante los masajes se restablece el flujo correcto del Qi.
  • Auriculoterapia: es una forma de acupuntura, en la que las agujas se insertan en el pabellón auditivo (en la oreja). Aquí es dónde están representados todos los órganos del cuerpo. Los puntos de la orejas también se pueden estimular con semillas de determinadas plantas o pequeñas bolitas.
  • Moxibustión: en esta técnica se aplica calor sobre los puntos clave, mediante unos conos de raíz de Artemisia prensada. Está indicada para mejorar el flujo sanguíneo y la energía vital.
  • Qi Gong: se trata de una gimnasia energética, de movimientos lentos, suaves y naturales. Ayuda a activar el sistema inmunológico de modo que ayuda a prevenir enfermedades. Se utiliza como terapia complementaria o como consolidación de otros tratamientos.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
AcupunturaPlantas medicinales
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado