La cocina también puede ser territorio para niños

Cocinar con niños puede convertirse en una actividad divertida del día a día que con la que pasar tiempo juntos, pero sin el miedo al desorden y la suciedad

La cocina también puede ser territorio para niños

Los niños en la cocina pueden retrasar el trabajo y tienden a desordenar y ensuciar la habitación, sin embargo, el tiempo que pasamos cocinando, puede convertirse en una oportunidad para pasar más tiempo con ellos cada día.

Muchas veces pensamos en lo bueno que sería que los niños ayudaran con las tareas de la cocina, pero la falta de tiempo suele echarnos para atrás. Y no debería ser así. Por un lado, se fomenta su relación con la comida y por otro, es una manera de pasar más tiempo juntos.

Sin embargo, el temor al desorden o el poco tiempo para ajustarnos a su ritmo, hacen que la mayoría de veces no usemos la cocina como una habitación para el juego también. Si dejáramos de lado estos temores nos daríamos cuenta de que puede ser muy divertido para ellos, y para nosotros, cocinar juntos.

Los niños no son metódicos, pierden el interés con rapidez y no se conforman con las tareas más aburridas. Es importante tener herramientas para ellos, seguir el proceso a su lado, y dejar las riñas y el temor a las manchas. Que vayan a su ritmo. Una buena idea es dejarles la preparación de un complemento, una salsa o el postre, pero muchas veces lo que se les asigna son tareas de limpieza: lavar esto, recoger lo otro… y así, no podemos esperar que disfruten con nosotros en la cocina. Ni que aprendan nada nuevo.

A este respecto, nos parece llamativo el informe de IKEA La vida en el hogar, que establece que nueve de cada diez padres dejan ya a sus hijos participar en la cocina, pero en tareas relacionadas con la limpieza que les aburren. IKEA propone convertir el tiempo en la cocina, en un tiempo para pasarlo juntos, pero para eso tenemos que escuchar a los niños: relajarnos, olvidarnos de las manchas, no meterles prisa y controlar nuestros miedos (cuchillos, fuegos, etc.). En estos vídeos los niños dejan claro sus preferencias:

La falta de tiempo para jugar a diario con los niños puede suplirse si convertimos el tiempo de preparar la cena en un momento divertido en familia al tiempo que enseñamos a los niños las propiedades de la comida, cómo se elabora y a tener una relación sana con ella. Además, será más fácil que prueben cosas nuevas, si han participado en su elaboración.

Programas como Masterchef Junior han demostrado que los niños están más que capacitados para sorprendernos entre fogones, solo necesitan motivación y confianza. La cocina también es territorio para niños.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Elegir nombre para tu bebé: si es niña
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado