Decálogo de las buenas costumbres o cómo llevar una dieta más sana

En una sociedad que vive cada vez más deprisa, a veces descuidamos la alimentación. En este artículo te ofrecemos diez consejos para evitar esto

Decálogo de las buenas costumbres o cómo llevar una dieta más sana

Las prisas y el trabajo hacen que cada vez pensemos menos en nuestra dieta y en cómo comemos. Pero es muy fácil llevar una dieta equilibrada a pesar del trajín del día a día.

Toma nota:

  1. Las patatas no son el mejor alimento, pero si no puedes vivir sin ellas puedes comerlas al vapor o hervidas. Si como más te gustan son fritas puedes hacerlas de una forma muy parecida y con menos grasa. Córtalas en bastones, rocíalas con un poco de aceite de oliva y mételas al horno. Antes de sacarlas pon el grill durante 10 minutos. Quedarán crujientes
  2. Prepara la pasta con verduras en lugar de carne. El brócoli o el puerro son dos buenos acompañantes. Ponlos cortados muy finos con la pasta ya cocida y salsa de tomate y al horno con un poco de queso. Delicioso
  3. Las salsas aportan muchas calorías a las comidas. Evítalas en la mayoría de lo posible. Si quieres darte algún capricho, al cocinarlas utiliza leche o yogurt en lugar de nata y saldrán mucho más ligeras
  4. Los patés, al ser de origen animal tienen, mucha grasa. Si te gustan mucho, puedes hacer los tuyos con queso freso o de untar (bajo en calorías). Hazlos de pescado o con vegetales al vapor y luego triturados
  5. Procura cocinar al vapor o en el microondas, en lugar de la sartén. Reducirás las calorías de los alimentos. Utiliza sartenes y ollas antiadherentes. Así puedes cocinar sin apenas aceite evitando que los alimentos se peguen
  6. Condimenta tus guisos con hierbas aromáticas. Así serán mucho más sabrosas y no será necesario añadir ningún tipo de salsa
  7. Prepara las ensaladas con lechugas de hojas verdes y brotes, en lugar de remolacha, carlota o palmitos. Contienen muchas menos calorías. Puedes aderezarlas con una cucharada de aceite de oliva y zumo de medio limón
  8. Cambia la leche entera por leche semidesnatada o desnatada. Haz lo mismo con los yogures o productos lácteos. Saben igual de bien y tienen casi la mitad de calorías
  9. Sustituye el azúcar por edulcorante (líquido o en pastillas), azúcar moreno, miel o melaza. San más sanos que los azúcares refinados
  10. Si entre horas te entra hambre, come una fruta o un yogurt. Matarás el gusanillo y no te aportará muchas vitaminas con muy pocas calorías

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
La dieta de tu bebé según su edadDietas milagro
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado