El gluten: alergias e intelorencia

La celiaquía es una enfermedad crónica de aquellas personas que son alérgicas al gluten, descubre qué síntomas presenta y qué factores tener en cuenta

El gluten: alergias e intelorencia

El gluten representa el 80 por ciento de las proteínas del trigo y está formada por gliadina y glutenina. Permite la elasticidad en la masa y la fermentación, y una vez cocido el pan, que la miga sea esponjosa. Dicho así, parece algo imprescindible, pero lo cierto es que cada vez hay más gente que tiene alergia o intolerancia al gluten.

Podemos encontrar el gluten en diversos cereales como trigo, centeno, avena y cebada.

La celiaquía es una enfermedad crónica que produce una alteración de la mucosa del intestino (capa que recubre el intestino), lo que produce una atrofia de las vellosidades del intestino y por lo tanto dejan de absorberse los alimentos. Aunque esta atrofia es reversible en cuanto se inicia una dieta sin gluten.

El origen de esta intolerancia es, todavía, desconocido, y puesto que los síntomas son muchos y variados, hay que estar atentos para intervenir lo antes posible.

Los primeros síntomas que nos pueden hacer sospechar de este tipo de intolerancia son:

  • Irascibilidad
  • Inapetencia
  • Distensión y dolor abdominal
  • Deposiciones frecuentes, espumosas, malolientes y voluminosas.
  • En ocasiones pueden aparecer vómitos.

En el caso de los niños, unos de los síntomas es el retraso en el crecimiento en los primeros años de vida. Otros síntomas menos típicos son:

  • Anemia por falta de hierro.
  • Retraso en el desarrollo y en la pubertad (en los niños)
  • Hipoplasia (falta de esmalte en los dientes) y aftas en la lengua, paladar y encías.
  • Alteraciones de la conducta, depresión…
  • Osteoporosis (huesos débiles) y dolores óseos, abortos de repetición y esterilidad, dolores articulares, alteraciones de las pruebas hepáticas ("hepatitis"), estreñimiento, edemas.

Esta alergia o intolerancia puede aparecer tanto en niños como en adultos y tiene un origen genético. Además, en ocasiones, va asociada a otras enfermedades como la dermatitis herpetiforme, la diabetes mellitus o el síndrome de Down. Además de algunas enfermedades autoinmunes.

Una vez diagnosticada la intolerancia al gluten, o su alergia (enfermedad celiaca), el único tratamiento efectivo es seguir una dieta sin gluten, para poder restablecer la mucosa intestinal.

Actualmente, existe muchos alimentos libres de gluten, lo que hace más fácil llevar una dieta en la que se pueda comer casi de todo. Por si acaso, revisa las etiquetas de cada alimento que compres e intenta evitar comprar alimentos sin etiquetar. Otros alimentos a tener en cuenta son aquellos que contengan en su composición:

Cereales, harina, proteína vegetal, hidrolizado de proteína, malta, jarabe de malta, extracto de malta, amiláceos, fécula, fibra, espesantes, sémolas, proteínas, levadura, especias, aromas, almidones modificados, E-1404 (Almidón oxidado), E-1412 (Fosfato de dialmidón), E-1414 (Fosfato acetilado de almidón), E-1422 (Adipato acetilado de dialmidón), E-1442 (Fosfato de hidroxipropil dialmidón), E-1410 (Fosfato de monoalmidón), E-1413 (Fosfato fosfatado de almidón), E-1420 (Almidón acetilado), E-1440 (Hidroxipropil almidón) y E-1450 (Octenil succinato de almidón).

También presta atención a los medicamentos. Indica siempre a tu médico que no puedes tomar gluten.

Si necesitas ayuda o hacer alguna consulta, puedes consultar algunos enlaces de interés:
http://www.celiacos.org/
http://www.caminarsingluten.com/

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Leticina de sojaEl peligro de los zumos de fruta
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado