El peligro de los zumos de fruta

¿Pueden ser peligrosos los zumos de fruta según la manera en que los consumimos? Sigue leyendo para despegar dudas y falsos mitos del zumo de frutas

El peligro de los zumos de fruta

A veces por comodidad, o por las prisas, preferimos bebernos un zumo a tomar una pieza de fruta. Y con los niños es un poco más de lo mismo. Pero aunque sean de frutas, no siempre es bueno abusar de ellos.

Los zumos de fruta son saludables, eso no se puede discutir, pero el problema es que la mayoría de los zumos que se consumen son envasados. Por mucho que te venda el producto como natural y saludable, la mayoría de ellos están hechos a base de concentrados de fruta a los que luego se les añade agua, azúcares y en ocasiones vitaminas que intentan hacer el producto más saludable y atractivo para el consumidor.

Por eso no vemos los problemas que entrañan este tipo de alimentos y se los damos a nuestros hijos; porque les gustan y porque nos parece una buena forma de que coman fruta.

Según algunos estudios realizados en Estados Unidos, tiene los mismo efectos sobre el organismo consumir refrescos azucarados, que zumos de frutas envasados, ya que ambos tienen azúcares añadidos, y éstos son los más perjudiciales para la salud. De hecho tienen prácticamente las mismas calorías los zumos envasados que los refrescos con azúcar. Abusar de este tipo de bebidas es una de la causas de la obesidad infantil.

El peligro de los zumos de fruta - imagen 2

La Unión Europea quiere prohibir el azúcar añadido en los zumos de frutas concentrados ya que, sólo en los países miembros hay unos 14 millones de niños con problemas de sobrepeso.

Para saber más concretamente de qué hablamos, explicaremos brevemente los diferentes tipos de zumos de frutas que hay:

  • Zumos a base de néctar de frutas: Se tritura la fruta y luego se le añade agua y azúcares y ácidos de fruta, lo que hace que tengan muchas calorías
  • Zumos a base de concentrados: Se le extrae parte del agua que contiene la propia fruta, así se consigue un sabor más intenso pero también más amargo
  • Zumos de fruta (los de brick): Son un derivado de los zumos concentrados, deshidratado y posteriormente envasado. Luego se les añade azúcar para que sea más agradable

No es que haya que desterrarlos del todo de la dieta, sólo hay que darlos en su justa medida. Lo recomendable es que los niños menores de seis años no tomen más de un vaso de zumo al día como máximo y para niños más mayores no más de dos.

En los lactantes, se desaconseja del todo. No hay que ofrecerles zumo para calmar la sed, porque lo que provoca es que beban más de la cuenta. Las calorías que se toman de forma líquida, no dan la misma sensación de saciedad en el estómago que las que consumimos en alimentos sólidos, por eso necesitamos beber mucho más para sentirnos saciados.

Lo que debemos hacer, es un pequeño esfuerzo y cambiar ese zumo por una pieza de fruta y motivar a nuestros hijos a comerla. Es preferible enviarlos al colegio con un brik de leche (natural), o con una pieza de fruta, que con un zumo.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
El gluten: alergias e intelorenciaLa dieta de tu bebé según su edad
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado