Alimentación de tu bebé: inicio del destete

Después de seis meses amamantando a tu bebé, llega el momento de comenzar a introducir alimentación complementario. Comenzaremos por papillas

Alimentación de tu bebé: inicio del destete

Después del sexto mes es el momento de comenzar con la introducción de la alimentación complementaría. El pecho seguirá siendo muy importante durante esta etapa y hasta que decidas dejar de dárselo.

Comienza el momento de las papillas. Puedes empezar con patata y zanahoria, que apenas presentan alergias, y añadir carne como pollo, conejo, pavo y ternera. Poco a poco irás introduciendo más verduras y pescado y otros tipos de carne, como cordero, caballo y buey.

Alimentación de tu bebé: inicio del destete - imagen 2 Hasta este momento, es probable que tu bebé no haya sentido necesidad de beber agua. Desde que empiezan con las papillas les ayudará a saciar la sed y a tragar con más facilidad. En ocasiones, si toman pecho después de comer la papilla, no quieren el agua. No te preocupes, ofrécesela de vez en cuando y poco a poco la aceptará.

<
p>El azúcar y la sal, es mejor no añadirlas a las comidas. Con la que contienen los alimentos, es suficiente para sus necesidades nutricionales.

Hay que evitar los alimentos con excesivas grasas, pero no eliminarlas del todo de la dieta del bebé, porque también son importantes. Las podemos obtener, por ejemplo, añadiendo una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra en la papilla.
También podemos ofrecerle fiambres después del 7 u 8 mes. Aunque en pequeñas cantidades. El jamón serrano lo dejaremos para más adelante, a partir del año.

A partir del noveno mes también podemos introducir el huevo. Es un alimento rico en proteínas y muy importante en su alimentación. Hay que empezar por la yema, y transcurrida una semana, añadir la clara.

El requesón podemos ofrecérselo a partir de los siete meses, igual que el queso parmesano.

Una vez introducida la alimentación complementaria, puedes comenzar con el destete. Sólo si tú quieres, que nadie te fuerce a ello.

Puedes empezar espaciando las tomas. Si tu bebé no te pide, no le des. Cuando necesite el pecho, lo pedirá. También puedes acortar la toma. Si el bebé se distrae en mitad de la toma, dala por terminada y observa su reacción. Si no le da importancia, puedes seguir haciéndolo cada vez que mame hasta que pierda el interés.

No te saques la leche, porque si no seguirás produciéndola y no se te irá. Con el paso de los días y cuantas menos tomas haga el bebé menos leche producirás y no sentirás esa sensación de presión en los pechos.

Cuanto más tiempo dure el destete, menos traumático será para tu bebé. Pero también existe el riesgo de que tengas una mastitis o un quiste láctico.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Bañar a tu hijoBebé seguro
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado