Desarrollo del bebé 2

A partir de los nueve meses muchas cosas cambian en tu bebé. Así como a los doce, a los 18, a los 24 y a los 36 meses. Repasamos qué debes esperar

Desarrollo del bebé 2

A partir de los 9 meses

Algunos bebés comienzan a gatear (otros se arrastran para llegar dónde quieren). Entre sus nuevas habilidades están las de golpear los objetos uno contra otro y balbucear palabras cambiando sílabas como si quisiera hablar.

Con su nueva habilidad para desplazarse, hay que prestar atención a los peligros que pueda haber en casa. Tiene curiosidad por lo desconocido y no tiene miedo a nada. Quizá también pueda ponerse de pie sujetándose a algo, pero no sabrá sentarse solo ni ponerse de rodillas, por lo que puede ponerse a llorar al cabo de un rato de estar de pie.

Comienza a saber relacionarse con sus padres y familiares, y se divierte mucho, aunque puede ser que no quiera que los desconocidos se acerquen ni le toquen.

¿Uno de juegos favoritos? Tirar los juguetes al suelo para que se los devuelvas y volver a tirarlos.

A partir de los 12 meses

Entre sus nuevas habilidades se encuentran caminar y decir nuevas palabras. De aquí en adelante, querrá hacer las cosas por sí solo, buscando su independencia. Puede que en ocasiones se frustre cuando no consiga sus objetivos. Si no camina todavía, no te preocupes, en los próximos meses lo hará (puede que tenga miedo por alguna caída, también depende de lo nervioso y lo activo que sea, o simplemente de su estatura, ya que por lo general los niños con las piernas más cortas mantienen mejor el equilibrio).

Aunque anteriormente era capaz de articular palabras, ahora lo hace de forma intencionada, con palabras como papá, mamá, tete, teta…, aunque en ocasiones, una sola palabra la utilice para identificar varias cosas, pero no te preocupes, si no entiendes lo que dice, lo señalará (otra de sus actividades favoritas, señalar aquello que le gusta).

Con sus nuevas habilidades, necesita nuevos estímulos, como juguetes adecuados a su edad como correpasillos, juegos de piezas que pueda sacar y meter…

Comienza a entender lo que significa la palabra no, y no le gusta demasiado.

A partir de los 18 meses

A partir de ahora su principal divertimento es probar sus límites, aunque también los tuyos. Sabe que puede ser autónomo y quiere hacer todo solo. Querrá comer solo, ayudarte en las tareas de la casa, bañarse… Aunque también es tiempo de frustraciones, ya que se dará cuenta de sus limitaciones.

Su raciocinio se desarrolla y es capaz de reconocer a sus padres y familiares en fotografías. Su lenguaje también se desarrolla y la comunicación con él es más fácil (aunque la habilidad de los padres para interpretar sigue siendo muy importante.

Su espíritu artístico se desarrolla y le encantará que juegues con él a pintar con los dedos o a dibujar. También le encantará ver cuentos y que le cuentes cada personaje y escena. Y es que la relación con sus padres y familiares es muy importante en esta etapa y es capaz de echar de menos a las personas. El contacto con otros niños le ayudará a aprender conductas sociales (si no va a la guardería, llévalo al parque o con otros niños de su edad).

A esta edad, ya caminará solo con más seguridad. La destreza para manejar cosas con las manos también aumenta (ya puede coger colorines e intentar pintar)

A partir de 24 meses

Se hace mayor, todo cambia, hasta su cuerpecito. Desaparece su barriguita de bebé y su figura se estiliza. Sus movimientos son más controlados y ágiles. De hecho ya es capaz de coger los lápices y dibujar y utilizar las manos para gesticular mientras habla. Puede bajar las escaleras con un poco de ayuda y correr como divertimento.

El desarrollo del lenguaje es diferente en cada niño, aunque lo normal es que a esta edad pueda construir frases utilizando verbos, adjetivos y adverbios. Lo más importante en esta etapa es su voluntad de comunicarse y hacerse entender.

Este es un buen momento para enseñarle nuevos hábitos como ordenar sus juguetes o hacer la cama (dentro de sus posibilidades), o incluso animarle a tomar decisiones (elegir a qué quiere jugar, a qué parque quiere ir, dónde guardar lo juguetes o qué zapatillas ponerse…), aunque has de dejarle claro, que en ocasiones, él no podrá decidir, y que eres tú quien manda.

Pero no es lo único que ha desarrollado. La imaginación en los juegos se hace más patente y sofisticada, por lo que le encanta pasar el día jugando y eso le hace más reacio a irse a la cama a su hora. Puedes ayudarle, como siempre, con una rutina, por ejemplo, un tiempo para los dos antes de irse a dormir, como contarte qué ha hecho durante el día o un cuento.

¿Su juego favorito? Le encanta imitar a los mayores. Disfrazarse o imitar los gestos de sus padres o gente de su entorno, es su actividad favorita. Puedes proporcionarle juguetes para que juegue a imitarte, o disfraces. También puedes enseñarle a ser ordenado, como tú, mediante juegos.

A partir de los 36 meses

A partir de ahora, ya nunca estará quieto. Cualquier circunstancia es buena para explorar, correr, saltar… Su capacidad de aprendizaje es ilimitada y descubrir sus nuevas habilidades, una aventura.

Su capacidad de comprensión también es enorme. Puede entender cualquier explicación e incluso puedes razonar con él. También es capaz de componer frases cortas y nombrar los objetos que lo rodean de forma clara. Además, si se relaciona con otros niños, su vocabulario aumentará muy rápidamente.

Puede entender conceptos como el bien o el mal o lo justo o injusto. Comienza a relacionar el paso de los días y es capaz de hacer planes.

Como ya ha formado su carácter, tiene su opinión sobre todo. Ya no puedes hacer las cosas sin contar con él. Querrá saber por qué y cómo se hace todo.

Es un buen momento para reforzar su autoestima. Reconocerle las cosas que hace bien, le reconfortará mucho y le hará tener confianza en sí mismo. Y sobre todo dile lo orgulloso/a que te sientes de él.

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
Pañales ecológicosDesarrollo del bebé
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado