El dolor de espalda y los niños

Las mochilas son la principal causa del dolor de espalda en los niños (aunque no la única). Debemos controlar el peso que cargan a diario para prevenir

El dolor de espalda y los niños

Con el nuevo año escolar, los dolores de espalda de los niños vuelven a estar a la orden del día. El camino al colegio cargados con las mochilas hace mella cada día en sus pequeñas espaldas.

El dolor suele localizarse tanto a nivel de espalda como lumbar, cervical y torácico. En casos más extremos el dolor puede radiar hasta las extremidades. La edad a la que suelen comenzar los dolores es sobre los 10 años.

Factores que influyen en el dolor de espalda

No se ha podido establecer una relación directa entre el dolor de espalda y determinantes concretos. Aunque sí se sabe que hay algunos factores que pueden ser determinantes:

  • Practicar demasiado deporte.
  • Ser mujer.
  • Antecedentes familiares.
  • Padecer otros dolores.
  • Cagar pesos superiores al 10 por ciento del peso corporal.
  • Tabaquismo.
  • Malas posturas.
  • No practicar ejercicio.
  • Estar demasiadas horas sentados.
  • Una mala ergonomía en el mobiliario (tanto en casa como en el colegio).

Otros factores como ansiedad, depresión, baja autoestima o un ambiente familiar difícil, pueden agravar los síntomas.

Las mochilas, un gran determinante

Muchos estudios han demostrado una relación directa entre el peso de las mochilas y el dolor de espalda. Y es que muchos escolares acarrean diariamente demasiado peso en sus mochilas.

Para que nos hagamos una idea. Un niño de 40 kilos, debería llevar una mochila que como máximo pesara 6 kilos. ¿Sabes cuánto pesa la mochila de tu hijo?

La recomendación de todos los especialistas es sencilla. Hay que reducir el peso que llevan los niños a diario. Aunque también hay que tener en cuenta el tipo de mochila, la forma de llevarla colgada o si además llevan alguna otra bolsa, como puede ser la de gimnasia o el material de plástica.

Problemas a largo plazo

En muchos casos los problemas de espalda que sufren los adultos se vienen acarreando desde la edad escolar. Aunque estos dolores en edades tempranas no suponen un problema para los niños ni son causa de una disminución de calidad de vida, cosa que en los adultos no sucede así.

En muy raras ocasiones un dolor continuado puede derivar en otro tipo de problemas en la columna o en las vértebras (malformaciones, infecciones o tumores). También puede suceder que se desplacen los discos de la columna (discitis o espondilodiscitis). Esto se manifiesta con rigidez de la parte inferior de la espalda o en la zona lumbar.

Recomendaciones

  • El dolor suele ser intermitente. Desaparece para reaparecer días después. En caso de dolor persistente y repetitivo, acudir al pediatra.
  • Pon atención a la mochila que lleva tu hijo. Si es de asas, que la lleve colgada de las dos y no sólo de una.
  • No llevar la mochila demasiado baja (la altura adecuada es a la altura de la zona lumbar).
  • Es mejor que sean de asa ancha y con refuerzo.
  • Puedes elegir una mochila tipo carrito, aunque producen otro tipo de patologías en el tronco.
  • Practicar ejercicio de forma regular: entre 4 y 5 horas semanales son suficientes para que el dolor de espalda desaparezca, ya que el deporte ayuda a fortalecer la zona.
  • Haz que tu hijo adopte posturas correctas cuando se siente, como tener la espalda recta, pegar la espalda al respaldo, tener los pies en el suelo.
  • En ocasiones un colchón más duro ayuda a aliviar la tensión de la espalda (o una tabla debajo del colchón).
  • Los masajes también ayudan a aliviar la tensión de la espalda.
  • Un peso ideal en los niños también ayuda a que no duela la espalda.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Pubertad precozCómo elegir un portabebés
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado