El proceso del destete y las madres

El destete también es un punto de inflexión para las madres, no solo para sus pequeños. Por eso ha de ser una decisión meditada, sin dejarse presionar

El proceso del destete y las madres

Siempre que se habla del destete, sólo se explica el proceso a seguir con el niño, pero pocas veces se habla de cómo es este proceso en las madres.

Es mejor que estés tranquila ante esto, porque tu bebé notará tu angustia o el malestar y estará más inquieto. Hay que tener muy claro que el destete se hace por decisión propia y no por presiones del entorno. Esta decisión te concierne sólo a ti.

Lo más normal es que una madre que piense en destetar a su hijo tenga sentimientos contradictorios. Quizás piense que con el destete le espera una vida más cómoda y libre, pero se siente culpable por privar a su hijo de ese momento especial y del alimento que recibe. Los sentimientos que la madre tiene a la hora del destete, también dependen de la percepción que tenga cada una sobre cuánto tiempo es necesario darle el pecho al bebé o sus propios sentimientos hacia la lactancia. Habrá mujeres que consideren demasiado 6 meses y otras que piensen que un año no es suficiente.

Pero sea cual sea la edad o el motivo que lleve a la madre a dejar de darle el pecho a su bebé, pueden aparecer sentimientos de pérdida, sobre todo si el destete se lleva a cabo antes de los 2 años. En los años posteriores, es algo más natural, como si fuera un acuerdo tácito al que llegan las madres y los hijos.

En ocasiones el destete es iniciativa del niño. Un día, simplemente, ya no quieren mamar. Otros lo hacen de forma progresiva, es decir, que poco a poco pierden el interés por la teta hasta que un día deciden que ya no quieren más. En cualquier caso, el estado emocional de la madre puede verse afectado, y busca motivos por los cuales se ha producido el destete, llegando incluso a sentirse culpable.

Si todavía no querías dejar de darle el pecho al niño, puedes indagar para buscar las causas que han llevado a tu hijo al destete. Si piensas que si él lo ha decidido así y no quieres imponérselo, tómatelo con calma. No es culpa tuya que ya no quiera el pecho.

Posiblemente está buscando su propia independencia, o quizás sienta que ya no lo necesita. Pero a ti sí te necesita. De hecho, en esta nueva etapa de su vida estará mucho más pendiente de ti. Hay expertos que aseguran que buscarán un sustituto al pecho, como algún juguete o mantita. Pero lo más probable es que desarrolle una dependencia mayor hacia ti, buscándote a cada momento.

Así que tranquila, el destete es algo natural. No eres peor madre por tener que dejar de darle el pecho a tu hijo, ya sea por cuestiones personales, laborales o por buscar un poco más de libertad.

Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Cómo elegir un portabebésLa lactancia, lo más natural
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado