La importancia de abrazar

Nuestros pequeños necesitan sentirse queridos y no hay nada que se lo demuestre más que un buen abrazo... o mejor aún, muchos abrazos durante todo el día

La importancia de abrazar

Si eres madre primeriza seguro que te han dicho más de una vez que no cojas a tu hijo en brazos mucho, que luego se acostumbran, que los malcrías o muchas otras cosas. Los últimos estudios dicen que los abrazos, los mimos y los besos son muy importantes para reforzar su autoestima y para su salud emocional.

La importancia de abrazar - imagen 2 Desde hace algunas décadas está cobrando importancia esta teoría, que por otra parte se ha visto demostrada en los niños que viven en orfelinatos o están ingresados en hospitales durante largo periodos. Es la conocida como Teoría del Apego, y versa en torno al vínculo emocional que los niños desarrollan por sus cuidadoras, al faltarles la cercanía y el apego de sus padres.

La autora Sue Gerhardt, asegura que los bebés no necesitan ayuda psicopedagógica o culturales para el correcto desarrollo de su intelecto, lo único que necesitan es que sus padres los abracen, que los cojan en brazos y que disfruten de estar con ellos.

Las caricias y los besos estimulan el sistema nervioso del bebé, aunque también lo son las miradas. Una mirada amorosa y positiva es un estímulo tan importante para el crecimiento de la inteligencia tanto emocional como social. De hecho las experiencias positivas cuando empieza la vida de un bebé dan como resultado un mayor rendimiento y habilidad cuando son más mayores.

Algunas teorías apuntan a que cuando un bebé llora es para manipularnos y conseguir lo que quieren. Pero la verdad es que un bebé no tiene esa capacidad, y si lloran es porque la separación de sus padres les causa estrés. Dejarles llorar de forma sistemática, puede causarles traumas e incluso impedir que desarrolle algunas áreas del cerebro, haciendo que estos niños sean todavía más dependientes, tengan menos capacidad para afrontar las situaciones, sufran estrés o sean inseguros.

Es más común que los niños que tienen que acudir a terapia por su conducta, se quejen de que sus padres no los abrazaban o no los mimaban, que de todo lo contrario.

El contacto piel con piel toma cada vez más importancia. El llevarlos en brazos o en un portabebés, el atenderlos cuando lloran aunque no tengan hambre o sed. Los bebés siempre lloran por alguna razón, así que es mejor atenderles lo antes posible, mirarlos con amor y decirles cuantos los quieres. También son muy buenos los masajes, por ejemplo después del baño. Acompañados de una historia, de una canción o de mimos.

Su sonrisa y su felicidad te dirán que estás haciendo lo correcto.

Media:
(9/10) 3 votos
Tu nota:
Alimentación boca a bocaTDAH en niños
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado