Los bebés y el calor

Los bebés y los niños pequeños no saben decir que tienen calor, por eso debemos fijarnos cuando, a pesar de no sudar, están agobiado por el calor

Los bebés y el calor

Los bebés y los niños muy pequeños no saben decir que tienen calor. En ocasiones los padres tienden a abrigar a sus hijos en exceso, pensando que por el simple hecho de ser pequeños, tienen más frío que los adultos.

Los bebés y el calor - imagen 2 Esto es totalmente falso. Los bebés también sienten el calor. Si es cierto que en los primeros días puede enfriarse con facilidad y hay que abrigarlos un poco más, pero esto pasa a los pocos días y lo bebés no necesitan ir de manga larga ni tapados con una mantita en pleno agosto.

Es complicado saber cuándo los bebés pasan calor, ya que no sudan. Para saberlo hay que tocarlos, comprobar su temperatura corporal. También tocándoles la nuca podremos ver si sudan.

Si tu bebé está inquieto, o llora o está apático o agotado, puede ser que tenga demasiado calor. Es importante entonces, llevarlo a una habitación fresca de la casa (lo que no quiere decir poner el aire acondicionado a 17 grados, porque entonces lo más probable es que se resfríe), quitarle la ropa, ofrecerle líquidos y abanicarlo suavemente. Lo normal es que se recupere en unos pocos minutos, pero si no es así, acude a tu centro de salud lo antes posible. De todos modos coméntale lo ocurrido al pediatra, para que descarte cualquier otro problema.

Los bebés y el calor - imagen 3

Bebé en la playa, cuidados

  • Mantén al bebé bien hidratado, tanto si toma el pecho como si la lactancia es artificial. Con la lactancia materna es probable que demande más para paliar la sed y refrescarse. En el caso de la lactancia artificial, ofrécele agua
  • Los bebés no tienen que tomar el sol. Si hay que sacarlos a pasear, o ir a la playa o la piscina, siempre que sea en las horas bajas del sol. La luz indirecta del sol les aporta vitamina B, esencial para que el calcio se fije en sus huesos. Cuando vayas de paseo, ponles crema solar protectora y protégeles con ropa (gorros, gorras…) o con una sombrilla que sea fotoprotectora
  • Es mejor que los vistas con ropas hechas de fibras naturales, como el algodón
  • Mantén la casa fresca, en la medida de lo posible, ventilando la casa cuando se vaya el sol. En lo que respecta al aire acondicionado u otras fuentes de ventilación, es mejor a nivel suave, para que no se resfríen
  • Refréscalos con un baño de agua templada (no fría) cuando haga mucho calor (antes de comer o de cenar). Además se relajarán

Media:
(8/10) 1 voto
Tu nota:
Vacunas infantiles
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado