Nacimiento Lotus

¿Has oído alguna vez hablar del nacimiento Lotus? Consiste en no cortar el cordón umbilical a tu bebé hasta que se caiga por sí solo (de tres o cinco días)

Nacimiento Lotus

Probablemente no hayas escuchado nunca esta práctica (nacimiento Lotus), que consiste en no cortar el cordón umbilical tras el nacimiento del bebé, hasta que este se desprenda por sí mismo. De este modo el bebé queda unido a la placenta hasta que el cordón se desprende por sí solo, cosa que ocurre entre los 3 y los 5 días después del nacimiento. De este modo la separación del cuerpo de la madre se hace de forma lenta y suave.

Esta práctica sólo se conocía en chimpancés, pero el deseo de las madres por hacer del parto algo natural y una transición lenta y agradable para el bebé, llevó a que una californiana llamada Clair Lotus Day a que se plantease el corte rutinario del cordón.  Encontró un obstetra comprensivo con sus inquietudes y al dar a luz a su hijo, volvió a casa con el cordón sin cortar (de ella es el nombre del método). Esta experiencia se extendió a otros países y continentes de modo que desde 1974 ya son muchos los bebés que han nacido bajo esta práctica, tanto en hospitales como en partos en casa e incluso en cesáreas.

El concepto es sencillo. Al nacer el bebé, no se corta el cordón y cuando la placenta sale se envuelve en un paño de algodón y luego en una mantita o saquito a propósito para ello. Después se envuelve junto al bebé.

Cuando el cordón se seca se cae solo, sin necesidad de practicar curas. Eso sí, a la placenta hay que cambiarle los paños una vez al día y echarle una cantidad generosa de sal y un poco de aceite de lavanda para que se seque y no se estropee.

Hay padres que han conservado las placentas durante años y posteriormente la han enterrado en su jardín junto a un árbol elegido por el propio niño.

Los argumentos para llevar a cabo este tipo de práctica son sencillos. La placenta es una fuente de oxígeno, células madre y anticuerpos muy beneficiosos para el bebé. Si cortas el cordón privas al bebé de ello. Además las madres que lo han llevado a cabo, hablan de la tranquilidad del bebé, de su salud física y también de la mental.

Aunque también hay argumentos en contra de esta práctica, ya que ningún estudio científico la avala, y aludiendo que si la placenta tuviera una función tras el alumbramiento no se degradaría tan rápido como lo hace. Desde la OMS (Organización Mundial de la Salud), lo que se impulsa es el corte tardío del cordón. Pero no tardar días sino entre 30 segundos y 2 minutos después del nacimiento, que es lo que realmente resulta beneficioso para el bebé, ya que a través de la placenta es que recibe el oxígeno hasta que puede respirar por sí solo.

Mediante la práctica del corte tardío del cordón se propicia que el bebé no se quede sin oxígeno durante el proceso de parto.

Cuando el cordón deja de latir, pierde su utilidad.

Etiquetas: Embarazo
Media:
(7/10) 1 voto
Tu nota:
Visitas al pediatra a partir de los 12 mesesPañales ecológicos
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado