Obesidad infantil

La obesidad infantil es un problema que cada día afecta a más niños, sin embargo, la obesidad infantil puede combatirse con buena alimentación y deporte

Obesidad infantil

Cada año las cifras de niños obesos aumentan en nuestro país y en todo el mundo. En los últimos 15 años, la cifra se ha triplicado, y esto sólo en España. Cambios en los hábitos o sedentarismo, son las excusas de muchos.

Lo cierto es que lo que está en juego es la salud de los más pequeños, y los adultos no pueden echar balones fuera y buscar culpables fuera de casa. Los malos hábitos en la alimentación o el poco tiempo que se dedica a la cocina tienen mucho que ver con este problema que cada vez va en más aumento.

La obesidad infantil ya es tachada por la Organización Mundial de la Salud, de epidemia mundial. Para muchas familias, tener un niño gordito es todo un logro, porque les parece un símbolo de salud, pero nada más lejos de la realidad. Lo importante no es el peso, es que el niño esté sano. Lo que nunca hay que hacer es obligar a que coma más. Cada niño es un mundo y cada uno tiene su ritmo, y a no ser que el pediatra te indique lo contrario, no hay que forzarlos.

Lo que sí que hay que hacer es educar a los más pequeños en una alimentación sana y equilibrada, incluyendo en su dieta todo tipo de frutas y verduras, legumbres, leche, lácteos... y eliminar alimentos ricos en grasas y azúcares, como bollería industrial, zumos envasados, golosinas o snacks salados.

Debemos saber que la obesidad infantil no es sólo un problema estético, al igual que en los adultos, entraña muchos más problemas:

A nivel Físico:

- Diabetes tipo II
- Hipertensión
- Triglicéridos
- Trastornos hepáticos
- Problemas ortopédicos por sobrepeso en las articulaciones

A nivel psicológico:

- Baja autoestima
- Bajo rendimiento escolar
- Introversión por el rechazo de otros niños, llegando en muchas ocasiones al Bullying

Buenos Hábitos

  • Tener un horario fijo de comidas y cenas: Así los niños se acostumbran a comer a las mismas horas y fomenta el autocontrol
  • Desayunar: Un desayuno compuesto de leche o zumo natural, tostadas o cereales y fruta es lo más adecuado. Ayuda a cargarse de energía para enfrentar la mañana en el colegio y a no tener hambre al poco y picar cualquier cosa
  • Hacer ejercicio: Puedes apuntar al niño/a a algún deporte que le guste, o salir al parque cada día, o con la bici o los patines los fines de semana. Practicar actividades en familia es muy recomendable
  • Dormir suficiente: No dormir de forma adecuada hace que se coma más cantidad y más alimentos calóricos (galletas, bollería…)

Malos Hábitos

  • Comer solo
  • Darle de comer sólo lo que le gusta: lo más importante es una alimentación sana y variada, que incluya todo tipo de alimentos
  • Comer viendo la televisión: porque a la larga se asocia comida con televisión
  • Vida sedentaria. Ver demasiado la televisión, jugar demasiadas horas con videojuegos o con el ordenador

Si necesitas algo más de información:
http://www.federacionunae.com/DBData/InformesFicheros/6_fi_Manual78.pdf

Media:
0/10 Sin votos
Tu nota:
PiojosLos trastornos del lenguaje en los niños
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado