El origen de nuestras costumbres navideñas (Segunda parte)

Segunda parte del recopilatorio de orígenes de las costumbres navideñas como el roscón de reyes, el aguinaldo o los regalos. ¿Quieres conocerlas?

El origen de nuestras costumbres navideñas (Segunda parte)

Continuamos con nuestro repaso al origen de nuestras costumbres navideñas con una segunda parte en la que hablamos del roscón de reyes, el aguinaldo o el intercambio de regalos.

Comer pavo en nochebuena

Aunque no es una costumbre del todo arraigada en nuestro país, su origen proviene del siglo XVI, cuando Hernán Cortés lo trajo a España, después de que los aztecas se lo dieran a probar.

Roscón de reyes

Como muchas de las costumbre de las Navidades, el roscón es una costumbre pagana. En el Imperio romano se celebraba la llegada del Año Nuevo elaborando tortas redondas hechas con higos, miel y dátiles y se repartían entre los esclavos y los plebeyos. Dentro se introducía un haba seca y al que le tocaba, se le nombraba rey por espacio de unos días.

Unos cientos de años después, la iglesia ya lo había incorporado a sus tradiciones y en el año 1000, en Francia, se hacía que el haba seca cayera en el niño más pobre de la ciudad, para colmarlo de regalos.

A España llegaría de la mano de Felipe V, desprovisto ya de todos los simbolismos anteriores, y con la apariencia que hoy en día conocemos: la fruta escarchada y las sorpresas de su interior; el haba y la figura.

El aguinaldo

En Roma se llamaba Strenae, y era un intercambio de regalos entre amigos en honor a los dioses como señal de buen augurio. Eran objetos sencillos o pequeñas ofrendas de flores y plantas, con el fin de dar y recibir el don de la salud y la felicidad.

Con el paso de los siglos, la costumbre se extendió por toda Europa y se convirtió en algo habitual dar algo de dinero o pequeños presentes a los trabajadores, tales como peluqueros, chóferes, o camareros. En España la costumbre era similar y las clases altas daban propina en fiestas a los trabajadores. También era costumbre (y en algunos lugares lo sigue siendo), que los niños cantasen villancicos para recibir a cambio el aguinaldo.

Como curiosidad, os contaremos que se prohibió esta práctica en el siglo XIV.

La cesta de Navidad, la paga extra y las loterías

Son otra forma más moderna de aguinaldo. La costumbre de la cesta de Navidad tiene su origen en las cestas que los campesinos regalaban con comida en estas fiestas.

Las pagas extras, fueron la forma de gratificar a los trabajadores, por parte de las empresas y fue una ley creada por el gobierno de España en 1944.

Las loterías se crearon con el fin de que la gente pudiera conseguir algo de dinero extra para estas fechas. El primer sorteo en España se llevó a cabo en 1812.

Intercambiar regalos

Con este gesto se pretendía emular los presentes que los reyes le entregaron al niño Jesús. Aunque se tiene constancia de que en la antigua Roma, la gente ya intercambiaba presentes, como es el caso del aguinaldo.

Muérdago, acebo y tronco de Navidad

Antiguamente, el muérdago se usaba para consagrarlo al sol en la festividad del solsticio de invierno. Se pensaba que tenía poder sanador y la costumbre pedía besarse bajo el muérdago antes de comenzar una fiesta que duraba toda la noche y en la que abundaba el alcohol. Del mismo modo eran consagrados los frutos rojos de acebo.

Posteriormente, en Europa, el muérdago y el acebo pasaron a ser símbolo de fertilidad y suerte, y se colgaban de los marcos de las puertas y en las ventanas, y si dos personas se encontraban debajo, debían besarse. En Estados Unidos se puso de moda esta tradición en el siglo XIX.

En lo que respecta al leño de Navidad, su origen también data de la antigua Roma. En la fiesta del solsticio de invierno, se colocaban velas sobre un lecho y se dejaban consumir hasta que el sol se ocultaba del todo. El paso de los siglos, hizo que el tronco de navidad se convirtiera en un simple elemento decorativo en estas fiestas.

Media:
(8/10) 1 voto
Tu nota:
La Virgen de la Santa MuerteEl origen de nuestras costumbres navideñas (Tercera parte)
Sin comentarios
Desconectado
Desconectado